Conocimiento

Fundacom > Conocimiento

La confianza y la comunicación

14 octubre 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en La confianza y la comunicación | Conocimiento | , ,

Año con año, el Edelman Trust Barometer mide los niveles de confianza en cuatro instituciones (el gobierno, los medios de comunicación, las organizaciones no gubernamentales y las empresas). Este año, aunque se registró un modesto repunte de la confianza, a nivel mundial y en México,[1] seguimos viendo una polarización de la confianza que, además, se suma a un deseo de cambio tanto en el público informado como entre la población general.

A nivel mundial, la confianza en las organizaciones no gubernamentales (ONG) aumentó 4 puntos porcentuales entre el púbico informado y 2 entre la población general. Para las otras instituciones, coincidieron los aumentos de confianza: negocios +4/+3, gobierno +4/+3 y medios de comunicación +4/+3.

Estos son cinco puntos clave sobre los resultados de México:

1. Ganancias en confianza

México es el segundo país que más confía en sus ONG.  Se mantienen como la institución más confiable entre los mexicanos con 72 % de confianza. Le siguen las empresas (71 %), los medios de comunicación (53 %) y el gobierno (34 %). Cabe destacar que tanto los medios como el gobierno ganaron 5 y 6 puntos porcentuales de confianza, respectivamente, entre los encuestados.

2. Continúa la brecha de confianza en el país

Los resultados del estudio muestran que continúa la brecha de confianza entre el público informado y la población general. A nivel mundial, esta diferencia fue de 16 puntos. En México, la disparidad fue de 14 puntos, regresando a niveles no vistos desde 2016.

Aunque los niveles de confianza entre ambos públicos son muy diferentes, comparten una falta de confianza en el sistema: 52 % del público general expresa que el sistema le está fallando, mientras que 55 % del público informado comparte esa idea. Además, 87 % del público general desea un cambio frente al 93 % del público informado. Estos resultados son clave para entender los resultados de las elecciones del año pasado en México.

3. Aumenta confianza en medios y consumo de noticias

Mundialmente, el consumo de medios de comunicación y amplificación de noticias e información tuvo un incremento de 22 puntos. En México, el porcentaje de las personas que siguen y/o amplifican noticias creció en 25 puntos, el mayor aumento visto en los 27 mercados donde se realizó el estudio.[2] Este incremento en el consumo de noticias se ha reflejado en una ganancia en la confianza en los medios de comunicación (+7 entre el público informado y +5 entre el público general) en México. Asimismo, la percepción de los medios entre la población informada pasa de ser neutral a ser de confianza, mientras que entre la población general pasa de la desconfianza a neutral.

4. Mexicanos esperan que las empresas generen un cambio social positivo

La confianza en “mi empleador” entre la población general se ubica en 75 % a nivel mundial y 82 % en México. Esta confianza también implica mayores expectativas en el rol que deben ocupar los líderes de las empresas. Entre los 27 mercados, México es quien más espera que sus empresas tengan un buen desempeño a la par que generan un cambio social positivo. Esta es una oportunidad para que las marcas y empresas sean más asertivas en su comunicación y amplifiquen sus acciones sociales.

5. Mejora confianza en México como país de origen de las marcas

La confianza en México como país de origen de las marcas se incrementó en 14 de los 16 de los países que son parte de esta sección del estudio: a nivel mundial, pasó de 33 a 35 %. En Estados Unidos aumentó 8 puntos. Entre los mexicanos (población general), la confianza en México como país de origen aumentó 13 puntos, para ubicarse en 62 %, una cifra por encima de los niveles registrados en años anteriores.

Los resultados del Edelman Trust Barometer muestran un panorama que, aunque no es fácil de navegar, está repleto de oportunidades para una comunicación eficiente. El reto, como siempre, está en entender las expectativas de las audiencias y tomar acciones para ganar su confianza.


[1] Este artículo se enfoca en los resultados de México. Los resultados globales pueden consultarse en https://www.edelman.com/trust-barometer

[2] Hay que recordar que 2018 fue un año electoral en México. Esta coyuntura pudo haber causado el incremento en el consumo de noticias.

KEEP READING

Internet of Things, palanca para impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

14 octubre 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Internet of Things, palanca para impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU | Conocimiento | , ,

De acuerdo con la visión del World Economic Forum de dar forma a un futuro digital sostenible, inclusivo y fiable, cada vez son más las empresas que se suman al reto de abordar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por las Naciones Unidas para el año 2030. Y para su consecución la tecnología juega un papel decisivo; en especial, el IoT (Internet of Things).

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son el camino para lograr un futuro mejor para todos. La unanimidad de criterio en torno a ellos es un logro en una era en la que la inestabilidad política viene marcada por la falta de consenso.

Por eso, cuando el mundo se pone de acuerdo en algo tan relevante y decisivo como son estos 17 retos que hay que alcanzar para mejorar el planeta, no es momento de mirar para otro lado.

¿Qué podemos hacer desde el sector tecnológico para impulsar este cambio? Poner al servicio de los ODS todos los argumentos que sean necesarios para impulsar las inversiones que apoyarán su consecución.

Desde esa perspectiva, hoy la tecnología IoT permite la conexión entre el mundo físico y el digital. ¿Cómo? Midiendo y controlando cualquier parámetro ambiental y enviando la información a Internet. No en vano, el IoT consiste en medir y controlar a distancia cosas que antes no estaban conectadas entre sí, llegando a personas y objetos a los que la tecnología antes no podía llegar. Y, en ese proceso, nos encontramos con avances y mejoras que se sustentan en los objetivos de desarrollo sostenible.

Es indiscutible que la tecnología IoT contribuye a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y la competitividad de las empresas. Entre las principales razones por las que las empresas y las administraciones públicas invierten en ella destacan el mejor uso y conservación de los recursos naturales, la reducción de los costes de fabricación, la mejora de la calidad de los productos y el cumplimiento de las cada vez más exigentes normativas medioambientales.

Aunque los beneficios del IoT están claramente vinculados al desarrollo sostenible, el conocimiento de este vínculo es limitado.

Las empresas y las administraciones públicas deben dar prioridad a los objetivos sostenibles en la fase de diseño de sus proyectos tecnológicos y, al mismo tiempo, maximizar el impacto social de su actividad aumentando el valor de sus propuestas.

Desde el sector privado, las empresas son conscientes de estas nuevas oportunidades y ponen en marcha modelos de desarrollo colaborativo entre empresas que buscan un objetivo común: la creación de un ecosistema que fomente relaciones win-win.

Sin embargo, existen barreras que limitan el desarrollo del mercado del IoT en relación con la sostenibilidad.

En primer lugar, los grandes proyectos y despliegues todavía no han llegado. Se conjetura mucho sobre las repercusiones económicas de los trillones de dispositivos que va a haber conectados cuando la infraestructura todavía está por desarrollar.

Además, existe una reconocida falta de estándares en la tecnología que no permite una interoperabilidad efectiva, lo que en el largo plazo, se traduce en un elevado riesgo de obsolescencia y duplicidad de recursos en detrimento del mejor aprovechamiento de la inversión pública.

Y, lo más importante, se debe producir una transferencia entre quienes tienen la tecnología y quienes tienen el dinero. Para cubrir esa brecha, la iniciativa pública es decisiva. A corto plazo, su acción es necesaria para promover políticas de desarrollo sostenible apoyadas por la tecnología, tanto a nivel reglamentario como económico.

Las empresas del sector IoT valoramos y fomentamos la priorización de los objetivos de sostenibilidad para maximizar el impacto que nuestra acción puede proporcionar a un mundo mejor. Especialmente considerando el impacto en las tres dimensiones del desarrollo sostenible: el crecimiento económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente.

La acción coordinada del sector público y privado en línea con los ODS proporcionará los avances que requieren los grandes retos de este siglo XXI. ¿Qué más hace falta para iniciar el camino? La priorización de las inversiones.

Si queremos consolidar el cambio del modelo productivo tan necesario en los países de la vieja Europa, tenemos que reclamar políticas públicas que fomenten y prioricen los cambios necesarios para la transformación de nuestras ciudades, de nuestras empresas y de nuestro entorno más cercano hacia una realidad sostenible.

2-2-alicia-asin

 

KEEP READING

Las Relaciones Públicas son Radicales

14 octubre 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Las Relaciones Públicas son Radicales | Conocimiento | , ,

Las Relaciones Públicas son un componente clave de cualquier operación en estos días de comunicación instantánea y ciudadanos razonablemente inquisitivos. Alvin Adams.

Como cada año, espero en la segunda semana de septiembre mi cita con las Relaciones Publicas, este no ha sido la excepción y así llegó finalmente el pasado miércoles 11 de septiembre.

Iniciamos muy temprano con una mañana fresca de finales de verano en la Ciudad de México a las 7:45, llegué al foro Castalia para redescubrir las Relaciones Públicas y sus estrategias en el XII Congreso organizado por PRORP, este año fue RADICAL.

Retos, Aprendizaje, Desafíos, Inspiración, Conocimientos, Actualidad y Liderazgo.

El congreso una ocasión más para actualizarme, aprender, aportar y edificar Relaciones Profesionales.

Apasionada de construir puentes, consensos, conexiones, suelo olvidarme de los muros, a continuación, te comparto 20 aprendizajes:

  1. La Reputación mueve mercados.
  2. Las macrotendencias en la Reputación: Tensión en el comercio internacional, empoderamiento de la mujer, market influencers, fake news, empresas con propósitos.
  3. En el momento de una crisis considerar: que vamos a comunicar, como lo vamos a comunicar, a quien se lo tenemos que comunicar y por qué medios, o lo que no comunicamos.
  4. Preocúpate por tus colaboradores, son un sector clave para atraer talentos.
  5. Los linchamientos empiezan en el offline y se amplifican en el online. Siempre hay una institución que acepta el linchamiento.
  6. Nos seguimos preparando para empleos del pasado y no del futuro, hay que ser flexibles y prepararnos todos los días.
  7. El liderazgo del CEO de una empresa implica hoy en tiempos de transformación el participar en temas de activismo, ya sean políticos, sociales.
  8. La sociedad valora a los líderes responsables: comportarse éticamente, preocuparse por las causas sociales.
  9. La Reputación de ha convertido en el pilar fundamental de la inteligencia colectiva.
  10. Que la Inteligencia Artificial me diga que es lo mejor que tengo, lo mejor de mi marca para que mi marca sea diferente.
  11. Mas del 80% de lo que asimilamos a través de los sentidos es visual.
  12. El color está relacionado con todos los aspectos de nuestra vida.
  13. Los colores están para usarse, para contar historias.
  14. El color como territorio de la conversación, anticípate.
  15. Que tu marca escuche el entorno cuando llega a un país, que siente la comunidad y que impacto va a tener.
  16. Revisar nuestro vocabulario como le hablamos a nuestro público.
  17. La Responsabilidad Social debe estar alineada al propósito de las empresas.
  18. En 2006 empezamos a hablar de Tu a Tu a las marcas.
  19. Ser bueno es rentable, actuar desde lo cercano, escuchar, generar el diálogo, tomar decisiones son acciones para que nuestras empresas sean diferentes.
  20. Adecuarnos a nuestro entorno, adecuar nuestro lenguaje a nuestro público, nuestro actuar, enfocarnos a largo plazo y visualizar el futuro.

Nos vemos en 2020 en el siguiente Congreso de  PRORP

KEEP READING

El fin del clásico Plan “Libro” de Comunicación Estratégica

14 octubre 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en El fin del clásico Plan “Libro” de Comunicación Estratégica | Conocimiento | ,

De la planificación normativa a la planificación prospectiva de escenarios.

1. “Houston, we have a problem” 

Nos han enseñado: hemos aprendido; nos hemos examinado: nos han evaluado; nos ofertamos: nos contratan bajo la premisa de que la gestión de comunicación necesita un PLAN “libro”… O sea una planificación que se vuelve tangible y posible de monetizar en un documento palpable con propuestas de calidad, originales, creativas, pertinentes y medibles; en una versión “ejecutiva” para el CEO y otra “ampliada” para el equipo.

Los resultados están a la vista (de quién los quiera ver). En el último estudio del Latin American Communication Monitor 2017-2018 (Moreno et al; 2017) y a partir del modelo de “Profesionales y departamentos de comunicación excelentes” (Tench et al., 2017) nos encontramos que sólo un 13,4% de los profesionales de la comunicación en la región aplican herramientas de big data y estrategias con social media influencers; apoyan a los altos ejecutivos con información y coaching para la toma de decisiones; e invierten en la formación de sus equipos y el desarrollo de un alto nivel de competencias… ¿Qué hacen? Un 53,8% estás exclusivamente abocados a la “comunicación operacional”.

Para los estándares de este modelo, la excelencia se basa en la posición o prestigio interno  de gestión de comunicación dentro de la organización (influencia) y los resultados externos de las actividades del departamento de comunicación, así como también sus calificaciones básicas (desempeño).

Para contextos “lineales”, casi predictivos, este modo de gestionar la comunicación nos tiene acostumbrados a desempeñar una función operativa y asesora, de planificación funcional e intercambio comercial a partir de diagnósticos y planes. Pero en la actualidad, las grandes transformaciones que vislumbramos en la comunicación en las organizaciones dan cuenta de un necesario paso de esta perspectiva normativa a una estratégica prospectiva.

En efecto, los clásicos “planes libros” que surgen de un diagnóstico retrospectivo sincrónico, la impronta técnica de un “consultor” y la legitimidad de un “ejecutor político” con poder empiezan a dar paso a una nueva dinámica de planificación prospectiva de escenarios (Camps, et al; 2017). La cual es producto de la reconfiguración de las agendas, del rol protagónico de las historias en la generación de contenido y de los nuevos modos de relacionamiento (el fenómeno selfie).

¿Pero por qué nos cuesta tanto ser estratégicos y planificar acorde a los contextos actuales?

 2. “To be (estratégicos) or not to be… That is the question”

No lo creo… De hecho, la investigadora catalana Katy Matilla logró hace más de una década sistematizar –para su tesis doctoral- un centenar de modelos de planificación estratégica en relaciones públicas y comunicación integral.

La cuestión no está en los modelos, sino en los contextos. Hoy, la gestión de comunicación en contextos de ubicuidad (sin posibilidades certeras del control del tiempo, el espacio y las relaciones) requiere funcionar en tiempo real, de manera preventiva y estructurada a partir de asuntos estratégicos o issues que cabalgan sobre las agendas institucionales, mediáticas y sociales.

Los modelos normativos, poco competitivos para las organizaciones y sus objetivos, producen diagnósticos y “planes libros” en función de los recursos disponibles y responden a una planificación estática a largo plazo, reactiva antes las crisis y muchas veces considerada como una variable de “gasto” y no de inversión.

En cambio, los modelos de planificación prospectivos por escenarios responden a una perspectiva que asume la realidad como contextos cambiantes; en los cuales los públicos gestionan sus intereses sin grandes dosis de racionalidad ni certeza. El ensayo y cambio es propio de esta perspectiva proactiva, basada en el seguimiento en tiempo real de issues, con una evaluación formativa que permite ajustes y cambios de rumbo. Gestiona sobre lo relevante en el contexto inmediato (stay relevant).

3. “It’s politics, stupid”

Aunque la frase original de la campaña presidencial de Bill Clinton del 92 era sin el verbo: “La economía, estúpido” el énfasis y la intensión son los auténticos. Será tiempo entonces de reivindicar una vez más los postulados latinoamericanos de las relaciones públicas como el de Porto Simões en 1993, que sitúa el enfoque relacional de la comunicación como parte del ejercicio del poder en y de las organizaciones. “Función relacional” basada en la construcción de confianza que previamente Matrat postuló desde un claro enfoque antropológico y sociológico que tuvo la casi olvidada (pese a los esfuerzos de Xifra) Escuela Europea de Relaciones Pública.

Quizás el mayor déficit profesional que hoy vivimos sea la ausencia de una “conciencia” de nuestra función política en la organización que oriente al management más allá del exclusivo logro del éxito material de la empresa; sino también hacia la voluntad de asumir sus responsabilidades cívicas, sociales y humanas (Matrat, 1971).

En definitiva, habrá excelencia de la comunicación si combinamos la capacidad de decisión de la función estratégica; la capacidad de acción en la función directiva; y la capacidad de incidir en el presente y el rumbo de la organización de la función política.

4. “That’s one small step for (la comunicación), one giant leap for (la organización)”.

En un reciente artículo publicado en International Journal of Strategic Communication, Jim Macnamara y Anne Gregory “patean” el tablero de la planificación estratégica en comunicación y nos dejan cuatro grandes desafíos:

  1. Los objetivos de comunicación deben diseñarse para apoyar los objetivos de la organización pero además deben tener en cuenta las necesidades, expectativas e intereses de los públicos y la sociedad.
  2. Todo el proceso de planificación, implementación y evaluación de la comunicación estratégica deben asumirse en contextos sociales, culturales, económicos y políticos, que cambian con el tiempo y requerir ajustes en la estrategia.
  3. La gestión de comunicación deben estar permanentemente “escuchando” sus intereses, los de los públicos y los de la sociedad y adaptar su estrategia si es necesario.
  4. Nuestros planes pueden fracasar. El impacto debe ser reconocido como bidireccional (tanto a los interesados como a la organización) e incluir los resultados previsto y los no.

En definitiva, a pesar de que nuestra vida (y saberes profesionales) están repletos de slogan y de modelos, no debemos dejar que se vuelven clichés… Es tiempo de innovar… Añadir los sentidos a la función digital… “¡Open your mind!”


Referencias

Camps, S., Álvarez Nobell, A., Cambareri, L., & Riorda, M. (2017): Comunicación de instituciones, empresas y gobiernos en situaciones de desastre. RevCom, 3.

Macnamara, J. & Gregory, A (2018): Expanding Evaluation to Progress Strategic Communication: Beyond Message Tracking to Open Listening, International Journal of Strategic Communication, 12:4, 469-486.

Matrat, L. (1971). Relations publiques et management. Brussels, Belgium: CERP.

Moreno, A., Molleda, J. C., Athaydes, A., Suárez, A. M., Herrera, M. & Álvarez, A. (2017): Latin American Communication Monitor 2016-2017. Tendencias en comunicación estratégica: big data, automatización, engagement, influencers, coaching y competencias. Resultados de una encuesta en 17 países. Bruselas & Madrid: EUPRERA/Dircom.

Porto Simoes, R. (1993): Relaciones Públicas: función política en la empresa y la institución pública.

Tench, R., Verčič, D., Zerfass, A., Moreno, Á., & Verhoeven, P. (2017): Communication excellence: How to develop, manage and lead exceptional communications. Springer.

Xifra Triadú, J. (2006). Lucien Matrat y la consolidación de las relaciones públicas en Europa. En Historia y comunicación social, 11, 229-240.

KEEP READING

¿La publicidad del futuro? Aquella que las personas quieran recibir

14 octubre 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en ¿La publicidad del futuro? Aquella que las personas quieran recibir | Conocimiento | ,

Año 1949: Sylvester “Pat” Weaver[1], un visionario ejecutivo de la cadena de televisión NBC, fichado por esta para revertir el estancamiento de sus ingresos, concibe un innovador formato publicitario.  Se reúne con uno de sus principales clientes (Hazel Bishop, fabricante de lápices de labios) y les propone encapsular su publicidad en un formato de un minuto que será alojado en una pausa entre dos programas de la parrilla de NBC. Hazel Bishop decide aceptar el reto. El resultado es el primer spot de la historia de la televisión.[2]

Los resultados fueron magníficos: los lápices de labios de Hazel Bishop multiplicaron sus ventas, y el éxito de este embrionario anuncio televisivo atrajo la atención de la industria publicitaria, atrayendo más y más anunciantes al nuevo formato.

Durante décadas las cadenas de TV y los anunciantes formaron un tándem invencible.  Las primeras aseguraban audiencias masivas en los targets que las marcas demandaban. Y éstas se encargaban de financiar los programas pagando sus facturas publicitarias.  Nueve de cada diez dólares ingresados por las cadenas de TV, correspondían a la venta de  spots.

El consumidor, por su parte, toleraba bien esa publicidad.  El volumen de saturación de anuncios era muy inferior al actual y la audiencia entendía que esos anuncios, si bien interrumpían la programación, eran el precio a pagar a cambio de una televisión gratuita.

Pero el tiempo ha pasado, y la industria de la comunicación está viviendo un gigantesco punto de inflexión, comparable a la invención de la imprenta.  Los habitantes de cualquier gran ciudad están expuestos a entre tres y cinco mil impactos publicitarios diarios: una auténtica orgía de ruido. Distintas fuentes estiman que la mente humana está preparada para asimilar apenas un 2% de esos impactos.

Al mismo tiempo, la tecnología ha empoderado a ese consumidor permitiéndole escoger entre una interminable variedad de canales y contenidos.  Con tanta oferta disponible, el bien más preciado pasa a ser el tiempo.  Nueve de cada diez personas muestran una predisposición negativa en contra de la publicidad que habitualmente interrumpe la programación. Utilizamos los mandos a distancia para zapear los persistentes bloques de anuncios, los DVRs para seleccionar solo aquellos contenidos que deseamos ver, eliminando de ellos cualquier interrupción publicitaria.  Y, cada vez con mayor frecuencia, instalamos ad-blockers en nuestros dispositivos.

La publicidad tal cual la conocemos se ha convertido en una molestia: una versión edulcorada de la realidad con la que una marca quiere embaucarnos.

Aunque los publicitarios (frecuentemente tozudos y con grandes egos) nos resistamos a entenderlo, el tiempo ha pasado para todos.  Para nosotros, para la profesión, y también para el consumidor que es, de lejos, la parte más importante de esta apasionante profesión.

El consumidor ha cambiado pero quienes trabajamos intentando poner en contacto a marcas con personas, no lo hemos hecho tanto.  Parecemos ignorar que el consumidor, empoderado por esas nuevas tecnologías de bloqueo de la publicidad, hallará la forma de esquivarla por mucho que nos empeñemos en evitarlo.

En este contexto, el gran reto de la industria publicitaria no puede ser la invención de nuevos formatos de interrupción.  Insistir en atraer la atención de la audiencia en contra de su voluntad (lo que llamamos paradigma “PUSH”), implica una muerte segura.

Tal vez lenta, sí, pero no por ello menos dolorosa…

El único futuro viable para la publicidad es conseguir que las personas la acepten voluntariamente.   Incluso que la lleguen a buscar con el mismo interés que busco mi serie favorita o el partido de mi equipo de fútbol.

Me siento delante de la televisión a ver esa serie o ese partido por sus valores de entretenimiento o informativos.  O ambos.  No hay más motivos.  Hablamos del paradigma “PULL”: si un programa me interesa, tiro del hilo y lo  busco hasta que lo encuentro.  Si no me interesa, encontraré otra forma de invertir mi limitado tiempo de ocio.

Este es el cambio de chip que precisamos los publicistas.  Y que precisan las marcas: dejemos de pensar como un anunciante que debe invertir su presupuesto en interrumpir a las personas.  Y comencemos a pensar como hacen los medios, que invierten en entretener a una audiencia para fidelizarla.

Afortunadamente surgen casos pioneros que nos inspiran y parecen mostrarnos un camino alternativo donde las marcas pugnan por recuperar el interés público al que se dirigen.

14 de Octubre de 2012: el austriaco Felix Baumgartner es el primer ser humano en lanzarse en paracaídas desde una cápsula situada en la estratosfera, a cuarenta mil metros de altura.  La marca de bebidas energéticas Red Bull produce el proyecto así como el contenido resultante, que es visto en directo y en todas partes del planeta por cerca de cien millones de personas.

Cien millones de consumidores potenciales viendo en directo una comunicación de marca. Una audiencia de tal magnitud lo convierte en la comunicación de marketing más popular de la historia.

¿Es o no paradójico?  El spot más visto de la historia…no es un spot.  Sino un contenido que nos muestra el camino a seguir en nuestra profesión.


[1] A título anecdótico, Sylvester Weaver era el padre de la célebre actriz Sigourney Weaver.

[2] http://go.shr.lc/1AP4f7b 

KEEP READING

El ciclo beneficioso de la protección ambiental

7 octubre 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en El ciclo beneficioso de la protección ambiental | Conocimiento | , ,

La reducción de las tasas de hambre en el mundo fue el lema de la FAO (División de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas) para el Día Mundial de la Alimentación en el 2018. Para apoyar esta discusión se alzan varias banderas, incluso la del uso responsable de fuentes de tierra y agua. Todos sabemos de la creciente demanda de alimentos en el mundo y que para el año 2100 tendremos una población estimada de once mil millones de personas. Siendo Brasil uno de los pocos países capaces de subsidiar esta demanda, apuntamos a producir más con menos y de forma ambientalmente sostenible.

En el propio documento de la ONU sobre el Día Mundial de la Alimentación, basado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se hace un llamado al sector agrícola para que adopte métodos sostenibles para aumentar su productividad e ingresos. Tenemos la tierra, el agua y un clima que nos ayuda a producir lo suficiente para alimentar a la población brasileña y seguir siendo el tercer mayor exportador de productos agrícolas que, según la Organización Mundial del Comercio (OMC), solo es superada por Europa y los Estados Unidos. La producción mundial de alimentos necesita crecer en un 70%. Se espera que los cereales, que a menudo son el alimento básico de muchos países, aumenten a tres mil millones de toneladas por año, ante los 2,1 mil millones producidos hoy, según la FAO.

Frente al desafío de la seguridad alimentaria, que se desliza dentro de algunas barreras dentro de una propiedad rural, se destaca el cuidado del agua y el suelo. Estos criterios ya han sido mencionados por el representante de la FAO en Brasil, Alan Bojanic, como uno de los pilares de los desafíos de la agricultura brasileña. Es en tierra y en agua donde todo comienza y termina durante la cosecha, son protagonistas complementarios e indiscutibles de la producción de alimentos. Son elementos naturales de una industria al aire libre que permite al hombre hacer agricultura desde el período prehistórico.

Cuidar la sostenibilidad de estos dos elementos es esencial para la agricultura, especialmente en el Cerrado, donde el agricultor encuentra tierras con déficit nutricional. Una de las soluciones disponibles para el agricultor es la práctica de la labranza cero en la paja, donde permanece en el suelo aportando materia orgánica y las raíces que quedan impiden la compactación, lo que contribuye a la absorción de agua de lluvia, un hecho que evita la erosión. El proceso también contribuye a la no propagación de malezas.

La labranza cero combinada con la rotación de cultivos es una de las prácticas mejor desarrolladas para que los agricultores controlen eficientemente las plagas y plantas no deseadas, así como para mejorar las condiciones químicas, físicas y biológicas de las tierras cultivables. La rotación de cultivos rompe el ciclo de plagas que crecen en ciertos cultivos e incluso puede erradicarlos. Por ejemplo, en la granja Nossa Senhora Aparecida, ubicada en Água Fria de Goiás (GO), el cuidado del suelo y el agua se practica desde 1995, cuando los propietarios se establecieron en la región. Hoy, la propiedad forma parte del proyecto FowardFarming liderado por Bayer, que promueve la sostenibilidad en granjas de todo el mundo.

Con al menos cinco reservorios que contienen agua de lluvia y un manantial dentro de la granja, la preocupación por el uso racional del agua se extiende a través de las 2.700 hectáreas del área de la familia Fiorese, que puede regar el 30% del área plantada y puede comenzar a plantar sin problemas, independientemente de las condiciones climáticas. También hay cuencas de agua a lo largo de las carreteras que cortan la propiedad, por lo que la construcción puede evitar la erosión y esta agua vuelve a la capa freática.

Instituciones como Apex-Brasil, NAPC – Núcleo de evaluación de la política climática – de PUC-Rio y la Sociedad Rural Brasileña realizaron estudios que indican que Brasil es uno de los países con las normas más estrictas para la protección de las Áreas de Preservación Permanente (APP). Los datos del CAR (Registro Ambiental Rural) indican que las áreas dedicadas a la preservación de la vegetación nativa por los agricultores son más grandes que la superficie de cualquier país de la Unión Europea o incluso de América Latina, excepto Argentina.

Somos un país genuinamente agrícola, nuestra historia se funde con la evolución de la agricultura brasileña. Hemos aprendido a cultivar caña de azúcar, hemos seguido la política del café con leche y hasta el día de hoy la agroindustria es uno de los pilares de la balanza comercial del país. Brasil es líder en algunos segmentos, como el café y el jugo de naranja, un gigante productor de soja, maíz, algodón, carne de res y caña de azúcar y autosuficientes con la mayoría de los cultivos básicos para consumo doméstico.

Practicar la sostenibilidad verde es un deber, es la ley, pero el agricultor que vive de la tierra y depende de la “industria abierta” no solo es sostenible por obligación, sino que lo hace asegurándose que la tierra le devuelva el cuidado. Eso está sembrado. Plantamos y cosechamos más de un cultivo de varios alimentos durante todo el año y, a medida que todos cuidemos nuestra tierra y agua, tendremos una mayor productividad y responsabilidad, tal como lo exigen las Naciones Unidas.

KEEP READING

Motivar de los pies a la cabeza

8 agosto 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Motivar de los pies a la cabeza | Conocimiento |

Los mensajes publicitarios son para los anuncios

Permítanme presentarme antes de cualquier otra cosa, porque la educación obliga y porque lo más probable será que ustedes nunca hayan oído hablar de mí. Me llamo Javier Hernández Aguirán y nací en Zaragoza (España) hace 40 años, sin brazos y con una pierna más corta que otra. Doctor Honoris Causa por el Claustro Doctoral Iberoamericano en 2017, soy periodista deportivo desde 2001, tras licenciarme en la Universidad Autónoma de Barcelona -a la que ingresé por nota de acceso, pese a mi 90% de discapacidad-. Fui diploma paralímpico en Londres 2012 como nadador, tras alcanzar la final de los 50 metros espalda (categoría S3) de un modo próximo a lo inverosímil: sin haber entrenado antes de la treintena y sólo tres años más tarde… y he sido -en 2015- el tercer europeo en obtener el permiso oficial de conducir con los pies. Desde 2013 -y ya le apagamos la música a este baile de fechas-, comparto mi propuesta de conferencia motivacional ‘De los pies a la cabeza’ (www.delospiesalacabeza.org) ante ya más de 25.000 personas, en 160 ediciones, entre España, México, Uruguay y Argentina.

Quizá por mi formación periodística y experiencia profesional, y porque tengo el honor de estar considerado en su soñado Top 100 de conferenciantes, Thinking Heads me propone que prepare un texto sobre comunicación, de temática libre, para la prestigiosa plataforma Cibecom. Ante semejante honor, claro, sólo puedo aceptar: bajo al portátil al suelo y, después de pensar un buen rato, comienzo a escribir… con los dedos de los pies… a más de 200 pulsaciones por minuto.

‘No lo intenten en sus casas, la escena está reservada para especialistas’, se diría en un anuncio con un mínimo de responsabilidad social, aunque siempre con un tamaño de letras no apto para miopes. Con la misma responsabilidad, y la ventaja de que aquí las letras no desaparecerán horizontalmente en rótulos supersónicos, ruego que no lo hagan… salvo que vivan una realidad física parecida a la mía. Porque si de lo que hablamos es de motivación, ésta reside en otras coordenadas: menos comerciales y mas profundas, por regla general.

Motivar debería ser identificarse con el mensaje y no limitarnos a admirar al mensajero. Que alguien resulte admirable, por el motivo que sea y más aún si ese motivo resulta excepcional para la realidad de la mayoría, no lo convierte en una fuerza motivadora en sí misma. Como casi todo lo importante de esta vida -las soluciones a muchos problemas, las respuestas a las principales preguntas-, la motivación la pretendemos fuera sin calcular que lo más probable es que sólo la encontraremos dentro. Llevado a mi propio caso, por ilustrarlo con un ejemplo, digamos que no se trata de lo que un chico sin brazos dice que hace y yo nunca podré hacer; al contrario, es lo que yo, con o sin discapacidad, con mis circunstancias más o menos visibles, sean las que sean, no hago, no pienso y no creo, pudiendo hacerlo, pensarlo y creerlo.

¿Por qué De los pies a la cabeza? Porque el nombre marca la estrategia comunicativa de esta conferencia, que va camino del bicentenario y no entiende de fronteras. Se parte de un prólogo inaplazable: mis pies -desdoblados en manos siempre que no camino- y sus habilidades adquiridas a lo largo de cuatro exigentes y apasionantes décadas. Una veintena de imágenes en blanco y negro enseñan situaciones cotidianas que resuelvo con ellos -poner pasta en un cepillo de dientes, limpiar unas gafas, encender un mechero…- para, una vez impartida la clase de física, dedicar el resto de tiempo a la de filosofía. O dicho con menos ínfulas, porque el nivel no me alcanza para ser filósofo: para, una vez satisfecha la curiosidad humana de conocer lo (poco) que nos diferencia, poder centrarnos en lo mucho que nos une.

No sabemos si nueve de cada diez farmacéuticos lo recomendarían, ojalá sí, y ojalá lo hagan diez de cada diez organizadores de este tipo de eventos, pero me enorgullece comunicar que el vector que aquí trabajamos, que va de fuera adentro y no al contrario, como suele ser norma, tiene un alcance infinito y universal, para todo el mundo en todo el mundo: se viva donde se viva, sea cual sea su realidad y, por supuesto, su profesión. Porque apela a la médula del ser humano y convierte a cada asistente en el protagonista de cada charla: sin interpelarlo y sin hacerle subir al escenario, pero situándolo delante de su propio espejo. Compartiendo mensajes y reflexiones que, a priori, puede identificarse con ellas e incorporarlas a su propia existencia, por más que tenga dos brazos y quien se los esté transmitiendo no tenga ninguno.

Todo lo que he hecho y hago, lo he hecho y lo hago porque es posible y porque si fuera imposible, yo tampoco sería capaz. No por no tener brazos, sino porque nunca todo es posible… El ser humano perfecto todavía no ha nacido. Y si no somos perfectos, ninguno, aunque no se nos considere ninguna discapacidad, será porque todos somos limitados. Y si todos somos limitados será porque no todo es posible, ni todo se puede, ni con sólo querer vas a poder… Por supuesto, si no queremos, nunca podremos. Y, por supuesto, todo se debe intentar: muchas veces y muchos días, hasta alcanzar capacidad óptima que tengas. No pretendas ser perfecto y comprométete en ser todo lo (im)perfecto que tu humanidad te permita. Acepta y aspira, aspira y acepta.

Ahí está la motivación, en buscar nuestro 100%, cada uno el suyo, sin frustrarnos por no ser ilimitados ni por no ser omnipotentes. Dejemos los superhéroes para los cómics, los dioses para las religiones, las bicicletas para el verano y los mensajes publicitarios para los anuncios. La motivación cuesta, seguramente más que la fama, así que… ¡A bailar!

KEEP READING

Participar, ser parte

8 agosto 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Participar, ser parte | Conocimiento | ,

Las empresas e instituciones invierten cada vez más en comunicación interna, en equipos, medios, proyectos. Pero la comunicación interna no se puede entender solo como una función del equipo responsable, sino como una cultura, una manera de entender las relaciones con los empleados y de involucrarlos en el presente y en el futuro de la empresa.

Por ello, el éxito de una estrategia de comunicación interna no se va a medir solo por lo que haga a deje de hacer el equipo de comunicación, y más en una empresa como Iberia, con 17.000 empleados, dispersos en decenas de centros de trabajo, con funciones muy diversas y con niveles muy distintos de cultura digital. Sino en que se consiga trasladar e impregnar a toda la organización de una cultura donde la comunicación interna se considere estratégica y se trate como tal.

En Iberia la basamos en cuatro pilares básicos: transparencia, foco, valores compartidos y participación. Pilares que no queremos que se queden solo en nuestro equipo, sino que deben hacerlos suyos todos los que ejercen algún tipo de responsabilidad y liderazgo de equipos en la compañía.

La transparencia es la base de la credibilidad, y sin ésta la comunicación interna no tiene ningún impacto. En Iberia tratamos de ser francos y claros con nuestros empleados. Y el objetivo es que esa transparencia sea permeable a todos los niveles de la organización y al día a día de la empresa y sus operaciones.

Estamos convencidos de que la credibilidad que Iberia se ha ganado en los últimos años, tanto interna como externamente, está basado en este ejercicio de transparencia y humildad. Por un lado, decimos lo que hacemos. Y por otro, hacemos lo que decimos.

“Foco”, el segundo pilar, tiene que ver con consistencia, es decir que la comunicación interna debe ser coherente con la estrategia de la compañía en su conjunto, con sus planes, con su visión de futuro. Tanto lo que hace y cuenta el equipo de comunicación como los líderes. Porque, como dice Yogi Berra en una de sus célebres frases, “Si no sabemos hacia dónde vamos, terminaremos en cualquier otro lugar”.

Y esto nos lleva a los valores compartidos. Para que de verdad sean compartidos, tienen que estar presentes, en forma y fondo, en la comunicación y en las relaciones de trabajo dentro de la empresa.

Finalmente, el pilar de la participación, en el que me detendré un poco más. Participación en el sentido más amplio, de ser y sentirse parte.

El sentido de pertenencia en Iberia es muy arraigado, y tiene mucho que ver con el origen e historia de la compañía. En los últimos años hemos querido ir un poco más allá para que los empleados tengan un papel más protagonista, en todos los aspectos de la compañía, empezando por su propia transformación.

Como ya es ampliamente conocido, Iberia ha llevado a cabo en los últimos años una exitosa transformación, que le ha llevado de estar en riesgo de desaparición a encadenar cinco años consecutivos de beneficios crecientes, sumado a unos muy altos estándares operativos y de servicio.

El punto de partida no fue fácil, pues todo el mundo asumió sacrificios y esfuerzos, incluida la empresa que tuvo que hacerse mucho más pequeña para crecer desde bases más sólidas. Aun así, uno de los hitos más significativos de esta transformación es que Iberia ha logrado situarse desde entonces, y todos los años, entre las cinco aerolíneas más puntuales del mundo, siendo la más puntual durante dos años consecutivos. Solo un equipo comprometido, que se siente parte, puede ser capaz, por encima de sus sacrificios personales, de hacer de su empresa una compañía líder.

Los empleados participaron en el esfuerzo de transformación, y participan ahora en los reconocimientos por la misma. No sólo protagonizando los eventos de reconocimiento externo, sino que su contribución es permanentemente destacada en los mensajes, discursos y presentaciones de los responsables de la compañía, en intervenciones internas y externas, públicas o privadas.

Pero no solo eso. Los empleados han estado siempre representados en todos los grandes momentos de los últimos años, ya sea vuelos inaugurales, entrega y bautizo de aviones o eventos en los mercados, entre otros. En Tokio, Shanghái, La Habana, Montevideo, Panamá, México, San Francisco, Milán o París, y muchos más.

Más de cien mujeres de Iberia, de todas las áreas y niveles en la compañía, fueron las protagonistas del bautizo del avión “Amelia Earhart”. Compañeros que viven en Getafe participaron en el bautizo del “Getafe, cuna de la aviación española”. Más de 70 empleados que habían trabajado en los preparativos para la llegada del A350 acudieron, junto con el resto de los invitados, a recoger el primero de los aviones a Toulouse, en un evento inolvidable para todos. Incluso las familias han tenido presencia en esta nueva Iberia, como en la conmemoración del 90 aniversario de la compañía o en campamentos o retos para los hijos.

También se ha involucrado a la plantilla en la innovación. Así, el proyecto Iberia Lab premia y pone en marcha las ideas presentadas por los empleados para mejorar ingresos, reducir costes, mejorar la experiencia del cliente interno y externo o innovar en general. En la actualidad se está trabajando en el desarrollo e implantación de tres de esas ideas.

La seguridad, el cuidado de los equipos, la sostenibilidad o la responsabilidad corporativa son elementos estratégicos donde hemos querido dar a los empleados un papel prioritario. Desde la compañía fomentamos una cultura de seguridad, alentando los reportes voluntarios. Promovemos que sean los propios empleados los que nos den las mejores ideas y sugerencias para cuidar los equipos y evitar daños. También son ellos los que protagonizan las campañas para ser más sostenibles o solidarios.  Además, participan de las contraprestaciones y beneficios de los acuerdos de la compañía, como patrocinios y acuerdos comerciales.

Más allá de eso, estamos promoviendo la comunicación directa e interactiva. Desayunos con los responsables, convenciones, briefings, encuentros más o menos numerosos y línea directa con los mandos.

Y hemos creado la figura del “embajador”. Tenemos los embajadores digitales, embajadores de la diversidad, embajadores en los distintos colectivos. Se trata siempre de personas comprometidas, reconocidas tanto por la empresa como por sus compañeros, que ayudan a ser un eslabón activo y creíble entre la compañía y el resto de los colectivos, en ambas direcciones.

En definitiva, entendemos que un elemento fundamental de una comunicación interna, en su sentido más amplio, es que los empleados no sean meros trabajadores cuya vinculación con la empresa empieza y termina en el “reloj” de fichaje, sino que se sientan parte activa de la misma y protagonistas de su futuro.

KEEP READING

Comunicación interna en viejos y nuevos paradigmas laborales

8 agosto 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Comunicación interna en viejos y nuevos paradigmas laborales | Conocimiento |

Extracto del libro “Cultura en Acción. Comunicar para transformar las organizaciones” de Brandolini, González Frígoli y Moirano, editado por ABCOM, consultora especializada en Comunicación y Cultura y EUCASA Ediciones, Universidad Católica de Salta. Buenos Aires, 2019.

En la consolidación histórica de las organizaciones de diversos estados y propósitos, se consideraba que la importancia de las mismas radicaba exclusivamente en su productividad, en su capacidad de abastecimiento y satisfacción de necesidades de consumo. Si pensamos en comienzos del siglo XX con un panorama industrial de avanzada, caracterizado por la superproducción y la segmentación mecánica de los procesos, podemos identificar claramente la consolidación de organizaciones de corte funcionalista que aíslan las dinámicas de trabajo y reducen a los empleados a su función específica, pudiendo éstos ser intercambiables y reemplazables sin dificultad. Son simplemente piezas de un engranaje. Nos encontramos con un paradigma caracterizado, entre otras cosas, por considerar a las personas como meros “recursos” (pensemos en la noción de recursos humanos equiparada a los materiales), por no promover líderes ni estilos de liderazgo (sí jefaturas), por no facilitar el trabajo en equipo (sí el trabajo en grupo), por no auspiciar redes de conversaciones internas, ni el uso de las redes sociales, y por invertir mucho dinero en capacitaciones técnico-administrativas, desestimando las capacitaciones “soft” como comunicación, coaching o mentoring.

Este paradigma contrasta con la posibilidad de concebir a las organizaciones en tanto redes conversacionales, ecosistemas socio-culturales, universos de sentido. Para ese escenario, la linealidad resulta estratégica: bastará con establecer y accionar las causas para obtener los efectos deseados. Se desconoce enteramente el carácter social y cultural de los sujetos, sus mutabilidades, sus voluntades, deseos, creencias y emociones. En ese marco, se consolida una mirada incapaz de emprender procesos que posibiliten  acoger y fomentar la complejidad y riqueza de lo humano. Nos encontramos con abundancia de racionalidad, pero una enorme carencia de corazón e inteligencia emocional, con organizaciones sin chances de promover entornos en los que la búsqueda del sentido se haga posible.

Sin embargo, y por fortuna y decisión, hay cada vez mas organizaciones que han comprendido que en los tiempos actuales, es necesario desarrollar cambios culturales profundos acordes a un nuevo contexto global. Esto las vuelve permeables al cambio porque sus líderes diagnostican el entorno y tienen la voluntad de hacer las transformaciones necesarias para adaptarse, líderes que tienen en común conceder una decidida importancia a los intangibles y considerar que existe una relación directa entre empresa, cultura y valores, comunicación y cambio, líderes –en síntesis– a los que se puede aplicar el calificativo de transformacionales.

Ya llegado el nuevo siglo comienza la ola de demandas sociales, donde las empresas se vieron obligadas a comunicar su relación con el ambiente, la educación, la niñez, etc. Con lo que se incorporan las garantías vinculadas a la relación del producto con múltiples problemáticas sociales. A partir de estos cambios, es que se empieza a considerar a la marca corporativa como un soporte de posibilidades de alojar este nuevo sistema de relaciones. De esta manera el rol social se ve incorporado en la imagen corporativa (la empresa es entendida como sujeto social y no ya como generadora de productos y servicios). Ello impacta en la marca empleadora porque la marca interna consiste en motivar, cohesionar e integrar al colaborador interno con la empresa, donde el empleado funciona como factor de atracción de talentos. Por otro lado, emerge el concepto de reputación, que en el marco de la CI se relaciona con la marca interna. El público interno es un stakeholder clave de la organización en la construcción de una buena reputación corporativa, un público que con las nuevas generaciones se va haciendo mas consciente de su propio rol y poder de influencia.

Al empleado ya no sólo le importa si la empresa para la que trabaja ofrece productos o servicios de calidad, si está mejor posicionada que los competidores, si es innovadora y financieramente sólida, sino que trabajará mejor o decidirá quedarse en aquella organización que tenga buenos vínculos con la comunidad donde opera, sea respetuosa del medioambiente, genere cambios positivos en temas sociales o de preocupación pública, cuente con buenos líderes y le ofrezca beneficios y desafíos que van más allá de la compensación económica.

La inteligencia del nuevo paradigma se basa en comprender que nadie mejor que los empleados para contar a la organización aquello que sucede. Podríamos pensar en un pasaje hacia el quehacer conjunto, a la organización que escucha a sus miembros y tracciona nuevos procesos desde ese entendimiento. Esta mirada conceptualiza a la comunicación en función del vínculo y la construcción de sentidos, entendiendo el valor de la relación con los empleados y generando estrategias para que ellos puedan contar con la organización para aquello que están haciendo. En este caso, la idea central es la participación, hacer partícipes a todos los miembros de la organización de lo que la organización hace, instándoles a colaborar, a sugerir, a comentar; en una palabra: involucrar a todos los miembros de la organización en la comunicación. De esta manera, el intercambio de información se vuelve multidireccional, facilitando la interacción por medio del diálogo, adoptando así un verdadero carácter comunicativo.

KEEP READING

Cómo captar clientes en la era omnicanal

8 agosto 2019 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Cómo captar clientes en la era omnicanal | Conocimiento |

Se habla mucho de omnicanalidad, pero en realidad, ¿en qué consiste? Se trata de un modelo de comunicación utilizado por las empresas para mejorar la experiencia de sus clientes, permitiéndoles estar en contacto constante con la empresa a través de múltiples canales al mismo tiempo.

Este sistema incluye diferentes canales de interacción con el cliente:

  • Ubicaciones físicas
  • Páginas web
  • Redes sociales
  • Chat en vivo
  • Aplicaciones móviles
  • Comunicación telefónica

Todas las experiencias omnicanal usan múltiples canales, pero no  todas las experiencias multicanal son omnicanal. Por ejemplo, puedes tener campañas atractivas en las redes sociales y un sitio web muy bien diseñado, pero si no funcionan bien juntos, eso quiere decir que tu estrategia no es omnicanal.

Veamos en todo caso una recopilación de las únicas maneras de captar clientes en la era omnicanal, teniendo en cuenta lo comentado con anterioridad, que el mundo hoy en día es híbrido, no existe el mundo offline y el mundo on-line de manera independiente sino que interaccionan entre ellos.

En el libro de la autora de este artículo, titulado: “Las 12 únicas maneras de captar clientes” (Editorial Planeta), podrán acceder a todos estos canales que de manera integrada y provocando similar experiencia de usuario (por la coherencia de marca), podrán aplicar en su empresa.

Algunas de las más importantes serían:

  1. Venta presencial: la de toda la vida, sobretodo en negocios B2B pero también B2C en caso de sector retail. Es una venta muy necesaria en ejemplos de venta consultiva de valor añadido.
  2. Venta on line (e-commerce). Las ventas por e-commerce tendrán una tendencia creciente en los próximos años. Cuatro de cada diez pequeñas y medianas tiendas gestionadas por jóvenes nacidos después de 1980 ya vende a través de Internet, según el Observatorio de E-commerce y transformación digital.
  3. Posicionamiento en internet de manera orgánica. Cuando el potencial cliente nos busque, que nos encuentre fácilmente en Google. Las estadísticas dicen que poca gente pasa de la segunda página. Salir de manera orgánica en según qué categoría en las primeras posiciones no es tarea fácil, a lo cual se añade que Google cambia con cierta frecuencia los algoritmos con los cuales indexa.
  4. Incluye la on y la off-line, con las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. La publicidad online es la que permite segmentar con más afinidad y también calcular los respectivos ROI’S. De todas maneras también en publicidad el mundo es híbrido; es decir, yo puedo contratar una cuña en la radio y luego viralizar el podcast de mi cuña en mis redes sociales. Y al revés, puedo poner mi twitter, Instagram…etc. en una hoja publicitaria que he contratado en una revista física.

Querido lector, si usted ha llegado hasta aquí, le voy a pedir que seleccione mínimo 5 que aplicar a su compañía. Posiblemente usted me preguntará: ¿y cuál es la mejor? No hay mejor ni peor, sino que depende de su mercado, de cuál es su público, el producto o servicio que vende, y evidentemente, su presupuesto. Una vez seleccionadas debe utilizar herramientas de medición de resultados.

Medir la efectividad de las acciones desarrolladas en comunicación de marketing es complicado, pero en la medida de lo posible hay que intentarlo. Porque, como dijo ya en el siglo XVII el politólogo inglés James Harrington, “si no puedes medir algo, no puedes entenderlo. Si no puedes entenderlo, no puedes controlarlo. Y si no puedes controlarlo, no puedes mejorarlo”. Para mejorar el rendimiento de tu empresa, no sólo a nivel de comunicación, sino en todos los ámbitos, es preciso dedicar atención al análisis de datos. Síntoma de esto es que cada vez más corporaciones están incorporando a sus plantillas matemáticos y expertos en análisis de datos.

Para muchos profesionales de la comunicación, la medición se ha convertido en una verdadera obsesión, ya que es la manera de justificar su trabajo y los honorarios que cobran. Como lo normal es mezclar tres, cuatro o incluso más de las 12 únicas maneras que existen de captar clientes, resulta difícil saber de dónde proceden los nuevos clientes que se consiguen. Y, sobre todo, conocer la eficacia de una acción o una herramienta concretas para saber dónde invertir los recursos de comunicación en el futuro.

Al menos procura que todos los usuarios que contacten contigo, te compren o no, te digan a través de qué medio te han conocido. Anota la información en una tabla y cada cierto tiempo analiza qué campañas y canales de comunicación te han traído más clientes. Toma las medidas correctoras que sean necesarias, potenciando los canales que te funcionen y dejando de invertir tiempo, dinero y esfuerzos en los que no. Ten en cuenta, eso sí, que hay herramientas, como las redes sociales o el inbound marketing, que no tienen por qué traerte clientes de manera directa ni inmediata, sino que ayudan a generar engagement y conseguir posicionamiento. Los resultados no son inmediatos ni fácilmente cuantificables. Tienen un efecto más cualitativo y mucho más difícil de medir.

Como ves, captar clientes en los tiempos actuales no es tarea fácil. Y no es aplicar estos métodos “como loco/a” y sin sentido, sino con estrategia. Pensemos qué queremos comunicar, a qué publico queremos impactar, qué queremos conseguir, qué recursos tenemos y cuales son los medios más adecuados para conseguir mis objetivos teniendo en cuenta todo lo anterior. Y es que buscar clientes, es todo un trabajo!

Muchas ventas a todos!

 

 

KEEP READING
Página 1 de 712345...Última »