Conocimiento

Fundacom > Conocimiento

Marcas, el nuevo reto de comunicación al que se enfrentan

17 junio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Marcas, el nuevo reto de comunicación al que se enfrentan | Conocimiento |

En los últimos años el concepto de  Transformación Digital entendido  como el proceso de integrar las nuevas tecnologías en todas las áreas de una empresa  para ser más eficientes y competitivas, ha sido un tema recurrente y tendencia, aunque realmente  se ha implementado mucho menos de lo que se presuponía.

Hemos sido testigos de esta cruda realidad en el momento en el que la pandemia del COVID-19 nos ha condicionado por completo, tanto  nuestro entorno como en los hábitos de conducta y consumo.  En esta situación, hemos visto como muy pocas compañías tenían implementada una transformación digital.

Si la Transformación Digital era para muchos una opción,  ahora ha pasado a ser una obligación.  Ya no existe la Transformación Digital, existe la Adaptación Digital , que aunque parezca lo mismo, no lo es. En la transformación, las acciones  son proactivas y tienen como finalidad optimizar procesos y ser más competitivos, mientras que en la adaptación,  las acciones son reactivas, con la finalidad de no quedarse desfasado y fuera del mercado.

En la comunicación es donde vemos uno de los ejemplos más  palpables del significado de Adaptación Digital. Zoom, Skype, Jitsi, Streamyard, como tantas otras plataformpandemia. No es, por lo tanto, una cuestión de tecnología sino de Mindset, es decir, una mentalidad con un ADN real en Transformación Digital.

Ahora no solo utilizamos  estas herramientas en el ámbito empresarial sino que también se han convertido en herramientas de uso masivo por parte de la población para poder estar en contacto con sus familiares.

¿Cuál es el reto actual  al que se enfrentan las marcas  en la Comunicación?

Una de las múltiples consecuencias del COVID-19  está siendo el cese de la actividad comercial total o parcial de múltiples sectores. Esta situación les ha llevado incluso a una parálisis de comunicación con todo sus stakeholders (clientes, proveedores, empleados, contacto). Si existe algo más negativo después de no poder ejercer la actividad comercial, es precisamente el NO comunicar.

Hoy más que nunca las marcas tienen que  revisar y conocer muy bien  su particular  Customer Journey Map, es decir, el proceso de compra que utilizan los clientes o potenciales clientes para adquirir los productos o servicios de las diferentes marcas. El proceso ha variado significativamente, ganando todavía mucho más terreno los medios digitales. Las marcas deben estar presentes en cada una de las fases de sus respectivos Customer Journey (Awareness, Consideration, Purchase, Loyalty,Advocacy) de una forma eficiente y adaptando el contenido y formato según la fase y el medio de interacción,  ofreciendo el mínimo de fricciones a los usuarios para que obtengan la mejor experiencia posible.

El contenido  de valor adquiere aún mayor relevancia  

Estrategias de Marketing que se han popularizado en los últimos años como es el inbound Marketing, que tienen como finalidad atraer y seducir a nuestro público objetivo / Buyer persona. Tienen como principal herramienta para alcanzar ese objetivo, la de crear y distribuir contenido de calidad.  Entendemos como contenido de calidad aquel que realmente sea de interés y utilidad para la  comunidad a la que se dirige. De hecho, las marcas tienen una tendencia a hablar demasiado en primera persona en redes sociales (características de sus productos, de sus oficinas, su presencia en ferias) aunque realmente sea un error.

Hoy en día, en la llamada  “nueva normalidad”, no solo las marcas tienen que esforzarse más en generar  contenido útil sino que el formato también tiene que ser de calidad.

Uno de los formatos a los que más se está recurriendo es a los directos (streamings), ya sean videocoferencias o seminarios web. Esto es así porque es el formato que más se asemeja a los formatos presenciales permitiendo al usuario interactuar con su audiencia  en tiempo real, aunque sea a través de un monitor. Es aquí donde las marcas están necesitando un periodo de adaptación para ofrecer un formato profesional y no amateur. Estos días estamos viendo grandes marcas con errores de audio, imagen, plano y conectividad, etc. Errores propios y permisibles en el ámbito doméstico pero no el ámbito profesional ya que condiciona directamente al contenido que se esté ofreciendo.

Este formato directo tiene que ser similar a la realización de un programa de TV o de los vídeos de reconocidos youtubers. Audios impecables, riqueza en los planos y medios para interactuar con sus audiencias.

Dicho esto, ofrecer contenido de calidad tanto en el fondo como en el formato no va a ser suficiente para que las marcas  impacten con la densidad y reiteración  suficiente a sus audiencias. Se van a tener que apoyar en creadores de contenido que, a base de compartir su expertise o experiencias en redes sociales,  han sido capaces de generar una audiencia fiel. Estos creadores de contenido tienen capacidad de incidir en la toma de decisiones de sus audiencias, y sí, me estoy refiriendo a los Influencers, MicroInflunencers y NanoInfluencers. Marcas personales que ya llevan mucho tiempo ofreciendo contenido de calidad, de ahí que también se denominen “creadores de contenidos “

Llevo desarrollando durante estos últimos años  de mi carrera profesional, acciones con MicroInfluencers, contando con hasta 10.000 MicroInlfuencers en alguna de ellas de forma simultánea y para una marca concreta. Puedo afirmar que su capacidad de prescripción es altísima y que es el complemento perfecto para el buen contenido que deben crear las marcas.

Muchos de los paradigmas por los cuales nos regíamos han dejado de existir, pero hay una máxima que tiene ahora más valor que nunca:

“No es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive sino aquel que se adapta mejor al cambio”

Charles Darwing, (“El origen de las especies”, 1859 )

 

Conferenciante de Thinking Heads. Top 100. 

KEEP READING

La respuesta está en tu mente

17 junio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en La respuesta está en tu mente | Conocimiento |

Yo soy una fiel defensora de la Felicidad. Creo que ser feliz da sentido a nuestra vida. He descubierto que cada uno de nosotros es el artífice de su propia felicidad y que todos los momentos que describimos como felices en nuestra vida, tienen un componente común: una sensación de presente, de armonía y bienestar.

El cerebro es sin duda, el gran aliado para lograr la felicidad. Por eso, es fundamental entender cómo funciona. És un órgano social y emocional, y es el responsable de nuestra felicidad. Conocer qué rol juega nuestro cerebro en nuestra vida es importantísimo para poder conocernos, entendernos y ser más felices. Una mente ruidosa es una mente infeliz.

Supongo, que en los últimos tiempos que se habla tanto de la felicidad, y más en un momento como el que estamos viviendo, algunos sientan que podemos estar mas ante una moda cuyos efectos se evaporan, que ante un estado con beneficios tangibles. Hoy la ciencia demuestra, sin ninguna ambigüedad que la felicidad prolonga la vida y mejora el estado de salud física.

Déjame que te cuente. Todas y cada una de nuestras acciones están motivadas por el deseo de ser felices. Lo primero y más importante es que cada uno de nosotros queremos ser felices. Aunque también queremos que otras personas lo sean. ¿Por qué? Porque ver felices a las personas que queremos, nos hace sentir felices. Por muy altruistas que podamos pensar que son nuestras acciones, todas ellas están motivadas por el deseo de felicidad. En definitiva, hacemos acciones altruistas solo porque hacer eso nos hace sentir felices. ¿Queremos que todo el mundo sea feliz? La psicología nos dice que tendemos a ser más “empáticos” con quienes están más cerca de nosotros, como familiares y amigos, con quienes se parecen a nosotros en algún aspecto y con quienes consideramos miembros de nuestra «tribu». Esta empatía innata está sesgada por nuestro cerebro, que mantiene sus prejuicios sobre quienes están dentro o fuera del grupo de pertenencia.

Todos queremos ser felices, aunque para cada uno de nosotros la felicidad signifique algo diferente. Si de verdad ser feliz, es una de tus prioridades, entrena tu cerebro. Recuerda que está diseñado para la supervivencia y que quizá experimentar emociones que le acerquen a la felicidad no es una de sus características principales. Ya sabes a estas alturas, que la fisiología de un cerebro adulto cambia, al igual que cambia el patrón de conexiones que lo forma. La clave está, en ejercitar el cerebro, al igual que ejercitamos el cuerpo mediante el ejercicio físico.

Ser feliz es sin duda una DECISIÓN. De hecho, la vida, no es sino una sucesión de toma de decisiones. Me explico.

Hace unos días leía a Gerhard Roth, neurobiólogo de Bremen, en un artículo sobre la toma de decisiones, en el que comenzaba diciendo que “al final, las decisiones que tomamos son siempre emocionales. En realidad no hay decisiones racionales, lo único que hay son valoraciones racionales”.

Es importante detenerse a observar que la mayoría de las decisiones que tomamos en la vida diaria las tomamos de forma precipitada y que nuestra vida y nuestra felicidad se ven condicionadas por las decisiones que tomamos

¿Cómo decide nuestro cerebro?

En el cerebro pueden distinguirse a grandes rasgos tres instancias en la toma de decisiones. La corteza cerebral en la valoración consciente de los pros y contras. El hipocampo en recuperar la información que tiene de experiencias anteriores y la amígdala junto con el núcleo accumbens en las valoraciones emocionales y posibles recompensas.

Cada día tomamos millones de decisiones de las que no somos conscientes. Decisiones automáticas, apresuradas y/o con una gran carga emocional. Decisiones de las que luego nos arrepentimos. Mi invitación en este momento de “elevada carga emocional” es cultivar la atención para tomar con calma y claridad las decisiones importantes de la vida.

Gestionar las emociones (productos de nuestro cerebro) y hacernos responsables de lo que sentimos es hoy, más que nunca, una prioridad. Las emociones son reacciones psicofisiológicas que experimentamos cada día aunque no siempre seamos conscientes. Son de carácter universal, y generan cambios en la experiencia afectiva, en la activación fisiológica y en la conducta. Nos preparan para poder dar una respuesta adaptativa a esa situación. A lo largo de nuestra evolución como especie, gracias a las emociones hemos podido responder rápidamente ante aquellos estímulos que amenazaban nuestro bienestar físico o psicológico, garantizando nuestra supervivencia. Además de esta función primordial adaptativa, las emociones cumplen una función social y otra motivacional. Hoy ya sabemos que el verdadero éxito en la vida no tiene que ver cómo el cociente intelectual, sino con la inteligencia emocional, entendida como la capacidad que tenemos de tomar conciencia, comprender y gestionar nuestras emociones y las de los demás. La gestión adecuada de nuestras emociones nos ayudará, en este momento, a tomar mejores decisiones, gestionar mejor nuestros conflictos, ser más creativos e innovadores, ponernos en el lugar del otro, mantener relaciones más enriquecedoras y en definitiva ser más felices.

En definitiva…¿cuál es la clave para conectar con la felicidad y tener una adecuada higiene mental?.

Entrena tu cerebro, toma decisiones y conecta con tu auténtico y verdadero Ser.

Conferenciante de Thinking Heads. Top 100. 

KEEP READING

Cómo se construye la nueva narrativa de las marcas

17 junio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Cómo se construye la nueva narrativa de las marcas | Conocimiento |

En estas dos décadas que llevamos navegando en el siglo 21 muchas cosas han cambiado. En el pasado reciente las marcas se mantenían distantes de los temas políticos y todo aquello que podría generar controversia; pero en la actualidad, la vinculación de las marcas a problemas sociales, ambientales y al debate político cobra una nueva dimensión.

La expectativa actual sobre las marcas es que sean más cercanas a la gente, que se involucren con los problemas reales de nuestra sociedad y sean agente de cambio. Hay tres elementos, que estimo constituyen un nuevo modelo de relación de las marcas con los consumidores: el activismo de las marcas, la convergencia creativa y; lo que Deloitte denominó en su informe “Global Marketing Trends”, la deuda de la experiencia.

Las marcas tienen hoy un gran desafío y necesitan alinear su propósito y valores con las expectativas de la sociedad; pero además, tienen que demostrar el ejercicio de éstos en la práctica. El activismo de las marcas implica tomar posturas y estar en las conversaciones sobre temas sociales, políticos o ambientales tales como equidad de género, inclusión y diversidad, cambio climático y pobreza; entre otros.

El respeto a la diversidad; por ejemplo, ha llevado al activismo de marcas como Starbucks y Nike. El apoyo de Nike a Colin Kaepernick con su causa en pro de los afroamericanos en los Estados Unidos o de Starbucks y la Cerveza Corona a favor de la diversidad y en contra de políticas discriminatorias, son un claro indicio de que las marcas han pasado la frontera del mercado y están en el territorio de las causas sociales alineadas a sus valores.

Por otro lado, marcas como Victoria´s Secret que todavía creen que las nalgas y los cuerpos perfectos de las mujeres de sus modelos, están sufriendo el rechazo de la mayoría. La cantante Rihana tomó otro camino, consciente de esta realidad y sacó su marca de lencería Savage X Fenty. A diferencia del desfile de Victoria’s Secret que ya está obsoleto, el show musical de Savage X Fenty evidencia el objetivo principal de Rihanna: mostrar que todas las mujeres tienen derecho a sentirse sexys sin importar su talla.

Por otra parte, la convergencia creativa es un concepto que introduje en una conferencia en la Ciudad del Saber en Panamá. Se traduce en la sinergia que se produce entre distintos sectores económicos, académicos o culturales que parecen no tener relación.

Tal es el caso de la marca de relojes Hublot y su alianza con el maestro del Arte Cinético Carlos Cruz Diez, quien fue invitado para adaptar una de sus investigaciones, la Chromo interférence (1964) en tres de su relojes. Su edición Classic Fusion Cruz-Diez es un claro ejemplo de convergencia creativa, que fusiona los universos de la relojería, el arte, el color y el movimiento.

Otro caso de convergencia creativa es el proyecto Red Bull Stratos. Su agresiva estrategia de mercadeo de lanzar a un valiente caballero desde la estratósfera en paracaídas estuvo acompañada de un profundo estudio científico.

Fue una fusión perfecta entre marca y ciencia. Por último, el ejemplo de las pequeñas pastillas Tic- Tac y Coca Cola, que se unieron para lanzar una edición limitada de sus pastillas con sabor a la gaseosa y crear así algo único.

En cuanto a la deuda de la experiencia, conviene resaltar que justo ahora cuando creíamos que lo digital era el epicentro del mundo, muchas marcas se están dando cuenta que regresar a lo básico puede ser una buena idea y que la conexión real tiene un gran valor.

La capacidad de las empresas y sus marcas de generar un balance más humano y cercano en la experiencia con el consumidor implica utilizar el poder de los medios sociales como catalizadores, pero no como un fin en sí mismo. Deloitte plantea que el constante cambio tecnológico y la creciente dependencia de la tecnología digital pueden dejar a la gente deseosa de una conexión humana y aquí se abre una gran oportunidad para innovar. Es tiempo de una nueva narrativa, las marcas que entiendan esta nueva conexión serán la que tendrán más éxito.

KEEP READING

El nuevo rol de las redes (auténticamente) sociales

17 junio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en El nuevo rol de las redes (auténticamente) sociales | Conocimiento | , ,

La revolución que han implicado las redes sociales no es un tema nuevo. Llevamos al menos una década viendo cómo estas plataformas de generación de contenido democrático cambian toda clase de industrias, desde el periodismo hasta el retail. Sin embargo, la situación generada por el COVID-19 ha implicado un nuevo salto en la función de las redes sociales en la conversación cotidiana, no sólo entre persona y persona, sino entre personas y marcas.

A partir del COVID-19, las redes sociales encontrarán un nuevo paradigma. Si antes eran una forma de entretenimiento o de información, hoy se han consolidado como espacios para conectarnos con quienes más queremos: como nunca antes, lo digital nos acerca en vez de alejarnos. Hoy, las redes sociales se han vuelto el espacio donde nos volvemos a humanizar: conectamos con otros, pero también nos volvemos más críticos, más atentos a la falsedad o veracidad de la información, y más activos frente a los problemas del mundo.

Estas son cinco nuevos roles que las redes sociales tomarán a partir de esta contingencia.

  1. La medida del éxito digital es la unión entre personas. Una de las consecuencias más inmediatas del encierro ha sido la híper-conexión digital: el engagement en redes sociales se ha disparado hasta 61% desde el inicio de la pandemia[1]. En ese contexto, todas las marcas pelean por un poco de relevancia, produciendo contenido de entretenimiento, principalmente. Sin embargo, hoy la estrategia de comunicación ya no debe enfocarse en llamar la atención para generar valor, debe generar valor [real] para recibir atención. Las iniciativas más exitosas han sido las que ponen el foco en darle a la gente más y mejores posibilidades de conectar con los suyos. Los paseos virtuales por museos en Google Maps, autores leyendo sus libros por Instagram Live, y óperas enteras sucediendo por Zoom, son relevantes para la gente en la medida que les permite compartir esas experiencias con los suyos. Es por ello que las redes sociales de contenido altamente interactivo han crecido tanto: Snapchat tuvo un pico de 11 millones de usuarios nuevos luego de años de estancamiento, mientras que TikTok aumentó 15% sus sesiones a 19 millones por día[2].

 

  1. Influencers al microscopio. Una consecuencia del confinamiento es que los influencers están, de pronto, bajo un escrutinio público mucho más riguroso. Por un lado, para estas alturas los usuarios están más capacitados para detectar cuando un personaje sin autoridad quiere aparentar otra cosa. Pero también los contenidos pagados son más visibles para la gente. Por ello, los contenidos de influencers cambiarán radicalmente: ahora serán más sensibles a la situación, menos viajes y estilo de vida, y más información útil para la población. En ese sentido, los trabajadores de salud y otros oficios que no pudieron quedarse en casa han cobrado una nueva (y merecida) importancia. Repartidores, cocineros y tenderos son figuras con nueva relevancia. Acelerados por la incertidumbre y la desconfianza en la información oficial, estos nuevos KOLs están siendo propulsados en redes más rápidamente que cualquier influencer o embajador en otras épocas. Cuando pase esta parte de la crisis, las preocupaciones serán distintas a las que había antes, y lo más probable es que los nuevos temas (salud, economía, nuevas formas de convivencia civil, nuevas formas de entretenimiento) generen una nueva especie de influencer acorde a ellos.

 

  1. Las nuevas vigilancias. Ante la proliferación de rumores, información escandalosa, y hasta cadenas televisivas que difunden datos que ponen en riesgo la salud de la población, las redes sociales y otras plataformas digitales han tenido que encontrar la manera de darle a la gente más y mejores herramientas para estar adecuadamente informados. La palabra que define el nuevo uso y funciones de las redes sociales es: transparencia. Muchos sitios se han alineado para combatir la desinformación, como Facebook y YouTube, que están activamente removiendo contenido engañoso. Otras plataformas difunden contenido que nos ayuda a vigilar nuestra salud mental: Pinterest, por ejemplo, ha visto un aumento de búsquedas para actividades y contenido DIY, y Google ha visto un aumento de hasta 600% en búsquedas relacionadas a DIY[3]. Los hobbies sencillos, desde la cocina hasta el dibujo, son una tendencia en buena medida gracias a que las plataformas digitales permiten socializar esas prácticas, que seguramente tendrán un impacto en los hábitos de consumo de la población en el futuro cercano.

 

  1. El lo-fi ya no tiene nada de low. Con marcas, medios y creadores de contenido adaptándose a herramientas disponibles para la gente normal, la webcam y el teléfono son los nuevos estándares de calidad en audio y video. Las interrupciones de perros o hijos en contenidos también dejaron de ser algo inesperado. Los llamados de producción de audio y video son imposibles, así que las marcas deben usar imágenes de archivo con un tratamiento más creativo. Los materiales ya no están tan pulidos porque los estudios de edición están cerrados: lo perfecto está dando un giro hacia la producción más orgánica. Esto quiere decir que el principio de calidad cambia: la forma perfecta cede espacio a contenidos de mayor valor, relevantes para el contexto. Hoy, las audiencias perdonan el audio imperfecto, pero no el mensaje vacío.

 

  1. La revolución creativa será digital o no será. Desde que el COVID-19 fue declarado pandemia por la OMS, 92% de las empresas han replanteado sus estrategias creativas, la mitad de ellas de forma sustancial[4]. En su mayoría, esas modificaciones han implicado dejar de hablar de precio y producto, y hablar más desde la empatía, brindando información relevante para el contexto, contenido emocional que ayude a la gente a sentirse más tranquila, y, muy importante, guía para navegar mejor el mundo digital. Puesto que buena parte de la población pasa cada vez más tiempo en contextos digitales, el sentirse acompañada en esa experiencia, nueva para muchos, es crucial. Las grandes ideas de hoy en adelante deben tener un punto de partida digital, basado en social listening y otros datos de comportamiento de usuarios de redes, y deben terminar en ejecuciones auténticamente digitales, que le permitan a la gente sentirse más unida.

 

Las redes sociales se están redefiniendo, y adquieren una nueva funcionalidad que va perdurar más allá de la contingencia. El nuevo propósito de estas herramientas digitales es apenas el principio de una nueva era.

[1] COVID-19 Barometer: Consumer Attitudes, Media Habits and Expectations.” Kantar, 3 Apr. 2020, https://www.kantar.com/Inspiration/Coronavirus/COVID-19-Barometer-Consumer-attitudes-media-habits-and-expectations

[2] Koeze, Ella, and Nathaniel Popper. “The Virus Changed the Way We Internet.” The New York Times, 7 Apr. 2020, www.nytimes.com/interactive/2020/04/07/technology/coronavirus-internet-use.html.

[3] Google Trends, Global & México, enero 1 2020 – 30/04/2020

[4]  Whiteside, Stephen. “How Marketing Creative Is Evolving in the COVID-19 Era.” WARC, 17 Apr. 2020, https://www.warc.com/newsandopinion/opinion/how-marketing-creative-is-evolving-in-the-covid-19-era/3538.

KEEP READING

Aislar los riesgos digitales del COVID – 19

17 junio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Aislar los riesgos digitales del COVID – 19 | Conocimiento |

Los cambios repentinos hacia un modelo de trabajo 100% digital ponen sin duda a los profesionales y a las organizaciones en una mayor exposición a los virus cibernéticos. Y ellos nunca han sido tantos y tan sofisticados. Las amenazas digitales relacionadas a la pandemia del Covid-19 crecieron exponencialmente en los últimos meses. Algunas investigaciones hablan de un aumento de entre 1200 hasta un 30,000%; sí, treinta mil porciento, dependiendo de la modalidad utilizada.

Los ataques de phishing están entre los más comunes. En ellos, el delincuente intenta robar datos catastrales, de tarjeta de crédito, claves y otras informaciones confidenciales de la víctima por medio de mensajes falsos. No es por acaso que el robo de identidad haya sido la principal preocupación de seguridad para el 76% de los brasileños que respondieron a la investigación Unisys Security Index.

El secuestro de datos (ransomware) también se incrementó en los últimos meses, teniendo especialmente como albo las empresas que guardan en sus bases de datos un gran volumen de informaciones de sus empleados, clientes, proveedores. En 2019 hubo un intento de ransomware cada 14 segundos y las previsiones indican que el costo de los daños causados por los crímenes cibernéticos superará los 6 billones de dólares hasta el 2021.

Es de consenso entre los especialistas en seguridad que no existe un ambiente 100% seguro y que talvez nunca lo habrá. Sin embargo, una postura defensiva en la cual se intente proteger los perímetros dejó de ser eficaz contra este tipo de delito.  La relevancia del ambiente digital en nuestro cotidiano ha hecho con que los perímetros dejasen de existir. Luego, la nueva postura de seguridad debe focalizarse en detección y respuesta, no para impedir, pero para mitigar los daños causados por esta amenaza invisible.

Más que nunca es imperativo que nosotros profesionales tengamos acceso a cualquier tipo de aplicación, aunque no sea el padrón utilizado por la compañía. Las plataformas de comunicación para teleconferencias son un buen ejemplo. Cada organización cuenta con un padrón homologado de aplicación. Sin embargo, si el cliente utiliza una plataforma diferente tenemos que agregarla enseguida a nuestra rutina profesional. Pero debemos estar seguros al hacerlo.

La seguridad no debe ser un agente inhibidor para la innovación y para habilitar un ambiente de trabajo digital que traiga en su concepción un nivel más alto de colaboración y productividad. Tampoco debe ser indulgente con las amenazas capaces de causar serios perjuicios financieros, de reputación e imagen a las organizaciones.

Es crucial un abordaje basado en el concepto acuñado por la Forrester Research conocido como Zero Trust (Cero confianza), en el cual se debe desconfiar de todo y cualquier usuario y dispositivo. Con la utilización de tecnologías como la inteligencia artificial cognitiva y machine learning se puede rápidamente identificar comportamientos anómalos y en cuestión de segundos aislar el dispositivo sospechoso, impidiendo que un eventual contagio se extienda por toda la red corporativa.

En tiempos de aislamiento social, el aislamiento de las amenazas cibernéticas relacionadas a la pandemia también es un arma con la que disponemos para un enfrentamiento de otro enemigo invisible. En vez de construir muros de contención, debemos estar preparados para enfrentar el virus digital con armas mucho más inteligentes y precisas.

KEEP READING

La digitalización de la comunicación se acelera

17 junio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en La digitalización de la comunicación se acelera | Conocimiento

Desde el inicio del Estado de Alarma el pasado 14 de marzo todas las instituciones y espacios relacionados con la cultura y que recibimos público habitualmente hemos tenido que idear nuevas estrategias para mantenernos conectados con nuestro público.

Para los departamentos de comunicación de las instituciones ha supuesto un gran reto. En concreto, en Casa de América, hemos tenido que redirigir toda nuestra programación al ámbito digital. Ya en los últimos tiempos habíamos visto la necesidad de adaptar la programación a nuevos públicos y de incrementar la presencia digital y en redes sociales de una institución como la nuestra como una necesidad estratégica.

Cuando analizábamos las visitas a nuestro canal de YouTube veíamos que el 81,8% de nuestras visualizaciones procedían de países de América. Y el público en este canal y en otras redes sociales es más joven y con intereses a veces diferentes de los que siguen nuestros actos presencialmente.

En esta situación de confinamiento por la pandemia hemos tenido que pisar el acelerador para asegurar que conseguíamos hacer una programación digital de calidad que no fuera una mera traslación de los actos que íbamos a realizar presencialmente al campo digital. Esto ha sido un reto en el ámbito de la comunicación especialmente, porque suponía adaptar lo que íbamos a hacer.

Hemos realizado cambios en las formas y en el fondo de estos actos. En cuanto a las formas, hemos optado por varios tipos de piezas, en cualquier caso buscando formatos de vídeo breves, dinámicos, con imágenes de recurso y músicas que enriquecieran las piezas. También estamos realizando numerosos actos en directo: debates, charlas, presentaciones de informes etc… sobre temas de actualidad y de interés para la comunidad latinoamericana. Estamos emitiendo estos directos por la tarde para facilitar su seguimiento por el público de Latinoamérica.

Y en cuanto al fondo, se ha abierto una oportunidad para lograr tener ponentes latinoamericanos en prácticamente todos nuestros eventos y traer a Casa de América a escritores, economistas, cineastas, cocineros y otros artistas que de otra forma no habría sido posible. El ámbito digital ha ensanchado nuestra capacidad para imaginar otro tipo de actos en los que el único requisito para estar es tener un dispositivo conectado a Internet.

Pienso que cuando superemos esta pandemia muchas de estas transformaciones digitales se quedarán con nosotros. Seguramente no al ritmo frenético que tenemos actualmente pero sí aquellos formatos que hayan logrado enganchar y fidelizar al público. Para una institución como Casa de América sin duda es una gran oportunidad de ampliar el foco de nuestro público y de conectar mejor España e Iberoamérica.

En nuestras redes sociales, hemos reforzado nuestra presencia y acciones haciendo un seguimiento de los eventos, proponiendo encuestas, directos con algunos de los ponentes y buscando una mayor interacción con nuestra comunidad. Y esto supone el reto de contar con herramientas potentes para medir tanto el impacto en redes como el sentimiento positivo o negativo que genera nuestra actividad digital.

Para asegurar que el público sepa qué estamos haciendo hemos optado por aumentar la periodicidad de nuestra Newsletter, que ha pasado de ser quincenal a semanal. Por otra parte, estamos trabajando para hacer cambios en nuestra web para acoger esta mayor presencia de lo audiovisual. Hemos relanzado iniciativas como ‘Arte en la Red’, dirigida a artistas vinculados a Latinoamérica que quieran mostrar sus creaciones, o ‘No por corto menos cine’, para divulgar cortometrajes. Queremos de esta forma que nuestra web sea una plataforma que sirva de escaparate para estas iniciativas artísticas relacionadas con el mundo iberoamericano.

Y en relación a la relación con los medios de comunicación nos planteamos cómo podemos hacer llegar nuestros actos para que las agencias de noticias y los medios puedan cubrirlos. Es una grata sorpresa ver cómo nuestro impacto en medios no se ha resentido en estas circunstancias. Muchos periodistas están siguiendo nuestros actos en directo o en diferido a través de YouTube y seguimos gestionando entrevistas con los ponentes.

Todos hemos aprendido estos días los tipos de plataformas que nos permiten conectar para retransmitir en directo, cómo buscar un buen plano iluminado y un sonido de calidad, cómo asegurar una buena conectividad.  Y también todos hemos sufrido algunos contratiempos en alguna conexión. Un aprendizaje que hemos tenido que trasladar a nuestros ponentes de forma didáctica y sencilla y que seguro que nos va a servir para en el futuro poder comunicar digitalmente de forma más efectiva y adecuada.

No sabemos cómo va a ser la nueva normalidad en los espacios que estamos acostumbrados a tener público a diario. Pero la forma de comunicar la actividad de los espacios emblemáticos ya se ha adaptado a una gran velocidad y nos ha permitido experimentar e imaginar otros formatos y posibilidades de comunicación hasta hace poco impensables a esta escala. El presente ya es digital y eso seguro no tiene vuelta atrás.

KEEP READING

Un nuevo enfoque en la comunicación de gestión de riesgos

29 abril 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Un nuevo enfoque en la comunicación de gestión de riesgos | Conocimiento | , , ,

La pandemia del COVID-19, como ha sido catalogada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), tomó por sorpresa a muchas empresas y organizaciones. Les costó anticiparse a lo que venía y estaban esperanzados en que el impacto no iba a ser grave o  que los gobiernos podrían contener el brote del virus,  pero en cuestión de semanas todo empezó a colapsar como efecto dominó.

La pandemia aún no ha llegado a su punto más crítico en la mayoría de los países, sin embargo, ha impactado a casi todos los sectores económicos. No hay recetas mágicas, pero las recomendaciones entre naciones y sectores productivos dan luces de cómo avanzar en medio de este panorama Vuca.

Ahora hay que hacer el camino andando, no se puede echar para atrás y ver en qué se falló o qué protocolos y estrategias de gestión de riesgos de comunicación se debieron contemplar de antemano. Hacer docencia sobre prevención, siempre ha sido un camino difícil, para muchos era una actividad propia del sector industrial, más expuestas a riesgos tradicionales, y no una necesidad corporativa.

Por eso, hoy muchas empresas se han visto sobrepasadas con la situación del COVID-19. En cuestión de segundos descubrieron que no había un Comité de Crisis, un Protocolo de Actuación, canales de comunicación sólidos, en fin un caos dentro del caos. Se debaten en una suerte de improvisación, entre resguardar la salud de sus colaboradores, continuidad del negocio y colaboración con aliados y el gobierno para salir a flote.

Esta pandemia marcará un antes y un después en nuestros patrones de consumo, de interacción, en los negocios, pero también en la comunicación interna y externa de las empresas, sin distingo en su tamaño o sector. Quedó claro que la comunicación no es accesoria, no es unidireccional, y es parte del blindaje de la reputación de las marcas. Y que anticiparse siempre será la clave para sortear mejor las nuevas olas.

Aunque para hacer análisis concretos, esta situación está lejos de su fin, sí nos está dejando algunas enseñanzas que se pueden seguir implementando porque el COVID-19  ha puesto en valor la comunicación de gestión de riesgo. 

Líderes genuinos y vulnerables

Ante un futuro incierto, es normal que los líderes opten por un tono enérgico y optimista para marcar la ruta. Pero, no podemos perder de vista que ante esta pandemia nuestros equipos están situados en sus instintos básicos de sobrevivencia, es decir, proteger su vida, la de sus familias y sus puestos de trabajo.

Por ello, los líderes no deben temer a mostrarse vulnerables y genuinos, todos tenemos miedo, todo está cambiando muy rápido. Reconocer ese estado reptiliano en el que está el cerebro de sus colaboradores es fundamental para conectar con ellos, de lo contrario esas instrucciones operativas o esas campañas de “ponte la camiseta, somos héroes” no tendrán terreno fértil para avanzar.

Organización flexible y anticipada   

COVID-19 sigue vivo y con noticias nuevas todos los días. La organización debe ir adaptándose de forma rápida a los cambios, para eso es importante que el Comité de Crisis siga activo. Con sus roles y tareas bien definidas para reaccionar de forma organizada y ágil. Además, anticipando los escenarios que se puedan presentar o mutar y que tengan un impacto en el negocio y en su reputación para así preparar también la comunicación. Hay muchos ejemplos de acciones gubernamentales o empresariales que no se han comunicado de forma adecuada, generando reclamos y ataques. Lo que hace que los equipos tengan que desviar recursos y tiempo para atender estos issues dentro de la crisis.

Primero la gente, primero su comunicación    

Suena banal, pero en una situación como esta, la comunicación interna es primero y debe ser oportuna no solamente para dar instrucciones, sino también para transmitir los mensajes del líder. Pero muchas empresas no tienen más canales que correos, que no llegan a todo el equipo, o reuniones físicas que no se pueden realizar. Esto hace que el gap de comunicación sea grande. Se debe entonces, tener como prioridad aprovechar las nuevas tecnologías para tener canales de comunicación directos e interactivos, y que incluyan los mejores formatos multimedia, que complementan los tradicionales memos con instrucciones.

Fake News y filtraciones

Ha tocado lidiar no sólo con la pandemia de salud, sino con la pandemia de terror y desinformación que se ha recrudecido. Noticias falsas que alteran el orden público, la estabilidad de las empresas o filtraciones de información interna, porque las fronteras de la comunicación interna y externa se han diluido.

Tenemos pendiente como tarea, fortalecer las alianzas estratégicas entre sectores para enfrentar juntos este mal, poniendo un cortafuego. Aquí la comunicación y la solidaridad entre todos también abre la oportunidad de una nueva forma de actuar y responder a estos escenarios.

Esta historia está aún en desarrollo, toca hacer el camino andando, pero sin perder de vista tres premisas claras: transparencia, liderazgo y proactividad.

KEEP READING

Comunicación responsable en tiempos de incertidumbre

29 abril 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Comunicación responsable en tiempos de incertidumbre | Conocimiento | , ,

Una vez más, las organizaciones comprobaron el rol fundamental que tiene la comunicación. La búsqueda de reducción de la incertidumbre y la necesidad de acompañar a sus públicos con información relevante y adecuada en el inédito contexto de la pandemia vuelven a recordar la relevancia de la comunicación como una actividad medular para su desarrollo.

En épocas de aislamiento, la comunicación buscará interpretar el entorno e interactuar con él para generar confianza, despejando temores e inseguridades, adelantando y presentando escenarios sin alarmar, sobreactuar ni minimizar, invitando a la reflexión común, difundiendo acciones y valores, dando a conocer el impacto y presentando ideas para salir airosos de la coyuntura.

En este contexto, las organizaciones tienen una responsabilidad sobre los efectos de esa comunicación en el espacio público. Como actores de relevancia social, deben tener conciencia de que sus acciones y sus mensajes tienen impacto más allá de su cadena de valor. Así, se convierten en creadoras de cultura, en desarrolladores de valores sociales de mayor o menor in fluencia.

La comunicación es, en esencia, una actividad humana y basada sobre el diálogo. Como tal necesita de la interacción entre personas para desarrollar su potencia. Estas, en un modelo simplificado, buscarán básicamente construir una nueva realidad superadora a través del intercambio de mensajes, pensamientos o emociones. Ese nuevo estadio puede a su vez seguir evolucionando a partir de nuevos contactos que seguirán moldeando el espacio en que nos desarrollamos.

En tiempos de intermediación tecnológica cada vez más profunda, el intercambio genera una velocidad aún mayor, casi inasequible, y el factor humano toma una nueva dimensión, se reconfigura y potencia. Por eso el profesional de comunicación tiene una responsabilidad que excede su labor cotidiana en la organización que representa o asesora.

Uno de esos compromisos es con la veracidad de la información. Debe tomar decisiones sobre la base de datos oficiales y no sobre rumores o trascendidos, menos aún replicar mensajes cuya fuente no es reconocible. No puede convertirse en eco de campañas cuyos objetivos se desconocen o reproducirlas sin cuestionar su procedencia.

Aún más, en momentos como el actual en el que, de repente y como nunca había ocurrido, todas las organizaciones entraron al unísono en “modo crisis”. En situaciones de incertidumbre que todos atraviesan juntos, cobra fuerza la ayuda entre colegas: sirve saber qué decisiones tomaron otros y el racional detrás de esas acciones, pensar colaborativamente más allá de los objetivos particulares.

Es necesario forjar una actitud humilde y de aprendizaje continuo para estar en línea con los requerimientos de los tiempos que corren. Acompañar, estar al lado, tener la humildad de pedir ayuda y la generosidad para ofrecerla. El crecimiento particular se da en un ambiente de plena contribución, en el que los colegas puedan aprender uno del otro, compartiendo experiencias, difundiendo buenas prácticas, expandiendo conocimiento y construyendo el camino conjunto.

Eso permite dar paso a la cooperación entre los actores sociales para alcanzar el éxito compartido y, así finalmente, favorecer al desarrollo individual, siempre teniendo a la ética y la integridad como principios rectores.

Hay que hacer del diálogo y la escucha una herramienta fundamental de gestión. Fortalecer la empatía y actuar en consecuencia para comunicar de la manera más eficiente. Hoy más que nunca, comunicar es escuchar. Las acciones individualistas que solo busquen el posicionamiento propio quedan desconectadas de las exigencias de los públicos.

Hoy se pide vigorizar esa visión del contexto, realizar aportes concretos sin comunicaciones vacías, generar valores y respaldar los esfuerzos generales. Es importante en este sentido fortalecer la interfaz entre el mundo corporativo y de las organizaciones sociales con las autoridades políticas, y así comprender que pueden generarse relaciones virtuosas a través de diálogos éticos y transparentes.

Los tiempos que vienen necesitarán una construcción colectiva y colaborativa a partir del diálogo, en la que los profesionales de comunicación tendrán un rol protagónico como nexos fundamentales entre las organizaciones y su entorno, como eslabones para acercar extremos a través de la transparencia, la honestidad, la claridad y la cercanía.

Quedaran enseñanzas después de esta inédita experiencia solidaria de cuidado comunitario. La comunicación institucional es una función acostumbrada al contacto personal, a la conversación, el encuentro. La transformación digital de las organizaciones tuvo con la cuarentena una aceleración que cambiará para siempre las formas de interacción. Ahora sabemos que podemos trabajar a la distancia, que se pueden gestionar intereses por teleconferencia, que no sirve la sobreexposición individualista ni la falta de escucha, que replicar información sin chequeo ni sustento puede ser tan peligroso como la enfermedad misma.

Ojalá que la evolución sea aún más profunda y los profesionales de comunicación podamos interpelarnos para prepararnos para la sociedad que surja una vez que salgamos de nuestras casas. Tenemos que poner la mirada en nosotros mismos para que, en los tiempos que corren, no ser ajenos al contexto y ser un factor de cambio de las organizaciones que hacemos y representamos.

Debemos ser conscientes de que somos protagonistas activos de la transformación del espacio público y de la construcción de un ecosistema social. Tenemos una responsabilidad. Una vez más estamos ante una oportunidad única de hacer las cosas de una manera diferente. Depende de nosotros aprovecharla.

KEEP READING

Deep Analytics: un paso a lo profundo de la comunicación interna y la cultura organizacional

29 abril 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Deep Analytics: un paso a lo profundo de la comunicación interna y la cultura organizacional | Conocimiento | , ,

En muchas ocasiones hablamos sobre la importancia del análisis de datos para la toma de decisiones.   contarles acerca de una técnica llamada “deep analytic” y su utilización en comunicación interna.

Cuando pensamos en estrategias de comunicación interna debemos comprender la complejidad que implica trabajar sobre la generación de sentidos y la construcción de culturas. Por esto que resulta fundamental tomar como punto de partida el diagnóstico de comunicación/cultura.

Un buen diagnóstico requiere analizar un gran volúmen de información que, en general, vamos obteniendo de encuestas, entrevistas en profundidad, y grupos focales. Sin embargo, cuando aplicamos deep analytic a la comunicación interna vamos un paso más adentro en el estudio de la cultura organizacional. Esta herramienta nos permite medir y obtener información clave sobre las interacciones que mantienen los colaboradores a través del análisis de contenido de sus e-mails y publicaciones en redes sociales internas. El análisis semántico automatizado mediante inteligencia artificial, nos ayuda a identificar cómo los mensajes clave de la organización están presentes en las interacciones diarias de nuestros colaboradores, y comprender mejor la cultura corporativa y las formas de interacción social dentro de la organización.

Aunque parezca de ciencia ficción, ya hay compañías que están experimentando con estas nuevas herramientas para conocer mejor su realidad de comunicación/cultura, y diseñar mejor sus planes de comunicación interna. De hecho, en el último número de Harvard Business Review, Matthew Corritore, Amir Goldberg y Sameer B. Srivastava, publicaron algunos de los hallazgos encontrados mediante la utilización de herramientas de deep analytics.  En su artículo “The New Analytics of Culture”, cuenta cómo el análisis de mensajes de e-mails, redes sociales internas y Glassdoor (sitio web de reseñas donde los colaboradores califican las compañías en las que trabajan), logran dar cuenta de cómo la cultura influye en la matriz de pensamiento de los colaboradores y su comportamiento en el trabajo.

Seguir este enfoque desafía las suposiciones prevalecientes sobre el comportamiento de las personas y revela nuevas ideas sobre cómo las organizaciones y sus líderes pueden aprovechar la cultura como un recurso estratégico.

KEEP READING

Comunicación y Coronavirus: agilidad, tranquilidad, responsabilidad y oportunidad

29 abril 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Comunicación y Coronavirus: agilidad, tranquilidad, responsabilidad y oportunidad | Conocimiento | ,

Cuando me enfrenté al desafío de escribir una columna en el Portal de Aberje, la idea siempre fue hablar sobre la Comunicación desde el intercambio de experiencias del mundo práctico y real. Nunca esperé comenzar con un tema que está dejando al mundo entero en alerta y pánico: la pandemia del coronavirus. Pero, por esa misma razón, y por la importancia de la Comunicación en este momento, no hay como evitar este tema.

Como aún estamos en el huracán – sin saber en qué parte de él – de lo que podemos estar seguros es que los equipos de comunicación interna son fundamentales en el esfuerzo de las empresas y entidades de mantener la seguridad de sus empleados y preservar sus operaciones. Y la presión ha sido grande. Empleados temerosos quieren cada vez más información y demandan acciones, los gerentes quieren más comunicaciones para cada nuevo hecho publicado por la prensa y los diferentes stakeholders aparecen con nuevas opiniones y sugerencias.

Sin vacuna o remedio para la prevención o contención del virus, la información es el arma que tenemos este momento. Es allí donde las áreas de comunicación y las agencias necesitan actuar para ayudar a organizar el flujo de datos e ideas para no dejar que todo se torne un lío sin control.

Las informaciones sobre la pandemia, las acciones tomadas por los gobiernos y la localización de los nuevos contaminados están llegando de todos los sitios y con una velocidad imposible de acompañar. Por esta razón, es necesario filtrar y concentrarse en lo que es importante para cada empresa en el momento preciso.

Responsabilidad

La comunicación, con sus herramientas de monitoreo, clippings, contactos internos y externos, necesita asumir su posición de receptor y filtro de selección de información oficial para la empresa. Más aún en este mundo lleno de fake news, donde que se incrementan con el pánico de las personas.

En este punto, la responsabilidad es fundamental para controlar la ansiedad de comunicar todo con rapidez. No conocemos todo el funcionamiento del coronavirus, pero sabemos bien la lógica de la comunicación. El miedo provocado por el desconocimiento no puede interrumpir la búsqueda de la clareza, simplicidad, y creatividad del contenido divulgado.

Menos sigue siendo, en la mayoría de los casos, más. Infografías, imágenes y ejemplos son soluciones más prácticas que textos largos. Y con tanta información sobre la pandemia, no es difícil perderse queriendo narrar todas las noticias. Opiniones o miedos personales necesitan ser debatidos en las reuniones para la definición de qué hacer para el grupo. Más que nunca, el colectivo, o una persona en la cual confíe es importante para ser un contrapunto de ayuda para llegar a un punto medio que equilibre el mensaje. No podemos causar pánico o confundir aún más a nuestro público.

Tranquilidad

La tranquilidad es otra pieza clave. ¿Ya se sentó en una mesa para hablar sobre el coronavirus con sus amigos, la familia, o en una reunión del comité de crisis en su trabajo? Estos normalmente terminan siendo debates sin pie ni cabeza, cada uno habla de una cosa distinta. El hecho de que nadie tiene una idea consolidada de cómo y para dónde va a evolucionar esta pandemia ha causado mucha confusión y ha hecho perder mucho tiempo en reuniones improductivas.

La verdad es que las informaciones llegan muy rápido y comienzan a aparecer sospechas de contaminación (al igual que contaminados reales) en todo lugar, pero ¿cuál es la prioridad del momento? Comienza por ella. Pauta y orden de prioridades y temáticas son básicas para que las decisiones sean tomadas, para que las acciones sean definidas, y que las tareas sean divididas.

Cuando hablamos de comunicación, la división de tareas necesita llevar en cuenta el papel de los líderes. En este momento de crisis, ellos están siendo aún más observados por los empleados, sus familiares, prensa, y otros stakeholders. Son ejemplos de cómo proceder y la fuente confiable de información. Los líderes no se pueden omitir y dejar que las áreas de Comunicación actúen apenas con comunicados corporativos, necesitan estar presentes para los empleados, para tranquilizarlos y también orientarlos, aunque sea de manera virtual. Después de todo, las reuniones físicas deben ser evitadas.

Agilidad

Quien lee los dos puntos anteriores, puede creer que estoy dejando en segundo lugar la agilidad. Ese no es el caso. La verdad, ahora es todo al mismo tiempo. Estamos corriendo contra una pandemia. Pero necesitamos entrar concentrados en esta disputa. La táctica de corrida necesita estar en la cabeza para no tropezarnos sobre nosotros mismos (informaciones o comunicados).

Y, nuevamente, vamos a lo básico de la comunicación. Agilidad no quiere decir disparar un montón de contenidos por día, a través de diferentes canales. Debe tener un flujo constante, pero no agobiante, de información con los empleados. No hay una fórmula, cada empresa tiene su modo de operación, tamaño y necesidades; pero hay un hecho: como no se deben reunir grandes grupos en un mismo sitio, o incentivar la manipulación colectiva de papeles, más allá de que muchos equipos ya están trabajando en home office, la comunicación interna digital tendrá su prueba a gran escala.

Oportunidad

La necesidad está generando una oportunidad. Quien ya tiene una infraestructura fuerte de intercambio de mensajes, audio y videoconferencia pasa a usarla en un nuevo plano y aprende a crear aún más para estas tecnologías. Quien aún no tiene, va a tener que adaptarse y pasar a adoptar alguna herramienta para hablar de manera virtual con su público.

Algunos organismos públicos afirman que el pico de la pandemia en Brasil puede ocurrir en un mes y medio, pero que podría durar unos cinco meses en el país. Certidumbre sobre este tema, no hay, solo que estas previsiones, y muchas otras, dejan claro que no es algo de corto plazo.

Entonces, tendremos que aprender a usar los recursos tecnológicos en la comunicación interna aún mejor y con más creatividad.

No es de extrañar que recibí hace poco un e-mail de un proveedor recalcando las posibilidades y facilidades de transmisiones en vivo a través de internet. Él está previendo que esta pueda ser una solución. Por otro lado, las empresas de tecnología, para evitar reuniones presenciales, están flexibilizando el uso de sus herramientas de videoconferencia, como Cisco, con Webex para reuniones de hasta 100 personas, o Google, con Hangouts, y Microsoft, con Teams.

Así, de acuerdo con el tamaño, la capilaridad geográfica y la capacidad de cada empresa, el momento tiende a generar una mayor utilización de herramientas digitales de comunicación. Más uso, más experimentación, más creación.

¿Y el público externo?

Si tenemos responsabilidades con nuestros funcionarios y proveedores que trabajan internamente, claro es que también tenemos responsabilidades ante la sociedad en general, entonces no nos podemos olvidar de las acciones de Comunicación Externa. Todos los puntos listados para actuar con el público interno pueden ser adaptados para la prensa, comunidad y socios, por ejemplo.

Es importante informar con transparencia cómo la empresa o entidad está operando y si eso va a impactar sus servicios, distribución o productos. La población ya está viviendo con mucha incertidumbre y sorpresas desagradables, vamos a evitar que nuestra empresa se convierta en otra mala noticia.

Sin embargo, es necesario ir más allá de informar. Siempre que sea posible, en este momento de crisis global y general, la comunicación corporativa necesita contribuir a divulgar los procesos de prevención y servicios para estar juntos a la sociedad.

El coronavirus potencializa nuestras reacciones y exige que todo eso sea hecho en un periodo de tiempo muy corto y la comunicación es fundamental. Los comunicadores no son médicos, pero pueden también tener un papel importante en el control de esta pandemia.

Como dije al inicio, la idea de esta columna es abordar la Comunicación Corporativa en la práctica y hablar de las experiencias, servir como un intercambio de experiencias. Para eso, me gustaría mucho recibir vuestras opiniones e ideas: rogerio.louro@gmail.com

KEEP READING
Página 1 de 912345...Última »