Conocimiento

Fundacom > Conocimiento

Resiliencia y sostenibilidad pandémica

31 julio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Resiliencia y sostenibilidad pandémica | Conocimiento |

Si hay algo que nos ha quedado claro durante los últimos meses, es que la pandemia nos ha empujado a repensar, no solo el modelo de sociedad en el que vivimos, sino la forma en como está construida nuestra economía a nivel local y mundial. Desde sus inicios, la globalización ha sido objeto tanto de críticas, como de alabanzas; sin embargo, el COVID-19, ha puesto foco sobre las deficiencias de un sistema que asumimos como único modelo de desarrollo en buena parte del mundo.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) nació como una herramienta para encontrar un equilibrio entre los aspectos económicos, sociales y ambientales, entendiendo que la empresa no opera en un sistema paralelo o alejado de la realidad social, sino que es un actor que puede impactar de forma positiva o negativa, su entorno.

A lo largo de los años, hemos visto como distintas empresas y organizaciones han liderado este movimiento responsable, celebrando los éxitos alcanzados y señalando las áreas de mejoras. Se construyeron iniciativas como el Pacto Global de las Naciones Unidas, para asesorar y acompañar al sector privado comprometido con la sostenibilidad. En Centroamérica, desde hace veinte años, nacieron las primeras organizaciones dedicadas al impulso de la RSE. En Panamá, Sumarse, concretamente, vio la luz en el año 2009, con el objetivo de agrupar y movilizar al sector privado y a los actores que trabajan por el desarrollo sostenible del país.

El mensaje de todos estos actores ha sido unísono a lo largo del tiempo: No podemos seguir operando bajo un sistema que deja de lado las necesidades básicas del ser humano. Y es que, a pesar de que el mundo ha visto como la pobreza se ha reducido de forma gradual, otros elementos como el cambio climático, la desigualdad, la educación de calidad o el trabajo decente, han ganado relevancia. Hoy, la pandemia, pone en jaque los avances que hemos alcanzado en todos los niveles, pero, sobre todo, acrecienta las grietas de un sistema que se olvidó de poner a las personas en el centro.

Esto nos pone frente a la oportunidad de construir un sistema más justo y dirigido a atender las demandas de nuestro tiempo, que nos permita, como señala McKinsey & Co. en un reciente informe, repensar el contrato social, donde las instituciones, empresas y organizaciones vayan en línea con las expectativas de la ciudadanía; redefinir el futuro del trabajo y el consumo, entendiendo el impacto de la pandemia en la generación de empleo y en las nuevas costumbres que adoptarán los consumidores; y, por último, transitar de la globalización de las cadenas de suministro a un modelo regional, que permita gestionar mejor futuros riesgos de producción, logística y transporte.

Ante este escenario, es importante que las empresas y organizaciones reequilibren sus prioridades. Los modelos de negocio resilientes y socialmente responsables, ya no son opcionales, sino la única ruta para recuperar la actividad económica y empresarial de nuestros países. Hoy, el Objetivo de Desarrollo Sostenible 17, Alianzas para alcanzar los objetivos, cobra más relevancia que nunca. Por ello, todos los sectores productivos, deben poner a disposición, no solo su conocimiento, sino el compromiso para avanzar en la construcción de sociedades verdaderamente justas y sostenibles.

Bruno Basile es director ejecutivo de Sumarse – Pacto Global Panamá, la organización que impulsa la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y los 10 Principios del Pacto Global en el país. Es vicepresidente de la Junta Directiva de Dircom Panamá.

KEEP READING

De Fake news a Infomedia

31 julio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en De Fake news a Infomedia | Conocimiento | , ,

Antes de los medios digitales, la comunicación bajaba de medios tradicionales a las personas y de ahí se llevaban a las mesas de discusión, comidas o charlas entre amigos. Actualmente, la información llega a directamente a cada persona, bien sea por lo que consume regularmente o porque los cercanos a esa persona lo publican. Estos contenidos pasan de lo privado a lo público y regresan, de lo público a lo privado.

Las noticias falsas o fake news las podemos describir como un contenido de cualquier tipo que de manera deliberada pretende posicionar, en un vacío de información, una historia imprecisa o falsa; con la llegada de los medios digitales, la velocidad y el tiempo se acortaron y no hay una barrera real contra la viralización de las mismas.

1. ¿Son dañinas las noticias falsas?

La noticia per se no es buena o mala, lo que cuenta es la intención que hay detrás de la difusión de la misma de tal manera que las noticias falsas pueden afectar nuestra economía, inversiones y el valor de nuestros negocios.

Adicionalmente a la intención, al ser seres sociales, al agruparnos por intereses y comportamientos en comunidades -actualmente más digitales-, tendemos a polarizar nuestras creencias y terminamos defendiendo versiones más extremistas que antes de pertenecer a esas comunidades.

El medio también es importante: los medios digitales privados como Whatsapp o los grupos de Facebook, al tener como miembros a familiares, amigos o conocidos cercanos con los que se comparte no solo una visión conjunta sino un lazo emocional, hacen que no se verifique el contenido ni la fuente.

2. Gradientes en las noticias falsas

Rara vez una noticia es 100% falsa, hay gradientes en la manipulación del contenido para posicionarlo aprovechando que existen vacíos de información.

3. Infodemia

La llegada de la pandemia a nivel mundial, el encierro de grandes poblaciones, la preocupación por la salud y la economía, trajo consigo una avalancha sin precedentes de información a nivel mundial. Esa cantidad de información relacionada con el tema en particular se denomina infodemia.

Esa multiplicidad de información, también con gradientes, se une a la ya existente bajo el paraguas de noticias falsas, que dificulta que las personas puedan seleccionar el contenido de fuentes confiables y fidedignas.

En el siguiente cuadrante explicamos la manera en la que se puede clasificar el tipo de contenidos y las audiencias que generan las opiniones.

Los contenidos pueden clasificarse por nivel de especulación e impacto:

  1. Datos duros que causan alto impacto emocional en las personas; generan estrés, inducen estado de alerta y llevan a las personas a actuar.
  2. Información no confirmada que causa alto impacto emocional, provoca paranoia en las audiencias digitales y lleva a las personas a actuar.
  3. Datos duros que causan impacto emocional moderado o bajo en las audiencias digitales y las mantienen informadas.
  4. Información no confirmada que provoca impacto emocional moderado o bajo en las audiencias digitales y que las mantienen expectantes.

Y las cuatro grandes audiencias que promueven ese tipo de contenidos pueden ser clasificadas en:

  1. Iluminados, aquellos que inventan teorías en las que piensan un nuevo orden.
  2. Conspiradores, que crean teorías basadas en sus prejuicios y miedos.
  3. Técnicos, que son pragmáticos que buscan prever el futuro.
  4. Científicos, que se basan en números para definir y crear el futuro.

4. Qué tendríamos que implementar para disminuir las noticias falsas y la infodemia

Así como los países están luchando para evitar la propagación del virus, asimismo lo tenemos que hacer con la información falsa. Desafortunadamente no hay una cura como lo sería una vacuna, por lo que hay que actuar en diferentes frentes:

1.Consumidores

Como todo, es un tema de educación. Es necesario educar a los consumidores de contenidos a desconfiar de las letras en mayúsculas, de las URL´s que se parecen a los sitios que usualmente consumen, verificar si otras fuentes confiables traen la noticia, realizar una búsqueda inversa de las imágenes y videos que trae el contenido y analizar la sección de “acerca de” o “about” del sitio.

2.Plataformas de dispersión

Aunque algunas plataformas como Twitter, Facebook y YouTube están implementando nuevas maneras de localizar y bloquear las noticias falsas o manipuladas gracias a la inteligencia artificial, mientras el modelo de negocio de las mismas siga siendo el de la publicidad, será muy difícil lograr un avance significativo, porque seguirá prevaleciendo el dinero del anunciante sobre la calidad del contenido.

Una de las soluciones probables sería la de cambiar el modelo de publicidad a suscripción. El usuario tendría que pagar por el contenido. Asimismo, es modificar los algoritmos que tienden a polarizar a los usuarios al presentarles solo contenido que se parece al grupo de personas con las que se relaciona o a las páginas que dan like, porque eso sesga aún más la información que recibe y no permite crear otros juicios de valor.

3.Gobiernos y autoridades

No es la generalidad, pero varios gobernantes son partícipes de la dispersión de noticias a medias, conspirativas o incluso falsas, en aras de desviar la atención de temas o anticipar una respuesta negativa ante la crisis. Sobre todo aquellos gobiernos con tintes populistas.

En este sentido, el trabajo debe ser a nivel mundial, de incentivar penas estrictas a la difusión de contenido falso de manera deliberada, así como fortalecer leyes que promuevan la responsabilidad en línea.

Asimismo, de entidades autónomas que puedan ser fuentes fidedignas de comprobación de los hechos.

4.Tecnología

El avance de la ciencia de datos ha permitido crear algoritmos que puedan no solo identificar las noticias falsas sino de manera eficiente predecir la creación y propagación del contenido. La anticipación se logra entendiendo los patrones de comportamiento de las audiencias de interés en medios digitales cuando viaja el contenido de lo privado a lo público y, para entender el impacto, se requiere analizar los patrones de las reacciones de dichas audiencias.

En todo esto, el problema fundamental es quién decide o podría decidir si algo es verdadero o falso. La respuesta está lejos de ser resuelta.

KEEP READING

Entrevista: El Papel de los profesionales de la Comunicación

31 julio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Entrevista: El Papel de los profesionales de la Comunicación | Conocimiento | ,

Paula Portugal Mendes, Directora General de APCE – Asociación Portuguesa para la Comunicación Corporativa, explica cómo el papel de los profesionales de la comunicación se ha afirmado, aún más, en los últimos meses que hemos experimentado una pandemia.

La Directora General de APCE hizo un balance de los últimos meses de actividad de APCE, en un año de celebración del 30 aniversario de la asociación portuguesa. Esta entrevista resulta ser un momento de representación y reconocimiento de los esfuerzos de los comunicadores durante este período pandémico que, como la periodista Ana Marcela (Jornal Dinheiro Vivo) tituló «estuvo a la vanguardia de la lucha contra el covid-19».

Paula Portugal Mendes incluso dijo que los profesionales de la comunicación tienen en su ADN «una enorme capacidad para reaccionar rápidamente, ser creativos y disruptivos, una enorme dedicación, y que encuentran soluciones frente a enormes adversidades, transformando las crisis en oportunidades reales».

LINK ENTREVISTA

KEEP READING

Nuevo Paradigma de la comunicación interna. De emisores a facilitadores de conversaciones

31 julio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Nuevo Paradigma de la comunicación interna. De emisores a facilitadores de conversaciones | Conocimiento | ,

La penetración de los smartphones, las redes sociales y la importancia que tienen dentro del marketing digital es irreversible. Hoy internet está presente en la vida de más del 70% de la población mundial, el número crece mes a mes, y en algunos países ya llega al 95%.

Los usuarios diagramamos nuestra rutina desde nuestros celulares, usando Google, Facebook, Amazon etc. ¿Alguien se imagina su vida sin su celular? Hoy imposible.

Las organizaciones están compuestas por personas, que son parte fundamental de la compañía y a la vez clientes, los primeros clientes.

Por esto podemos afirmar que no puede existir una comunicación que genere incoherencias entre los mensajes dirigidos a los equipos internos y los clientes, ya que en la configuración de la opinión publica interviene tanto la comunicación interna como la externa.

Este fue, en algunas empresas sigue siendo, el gran problema de la CI durante años. Nos comunicábamos distinto hacia dentro de las organizaciones (colaboradores) que hacia afuera (nuestros clientes). Por un lado éramos formales y distantes y por otro informales y cercanos.

Pero se presentó una nueva necesidad que buscaba ser satisfecha. Hablar hacia dentro como hablamos hacia afuera. Este surgimiento generó cambios en la forma en que nos comunicamos internamente, los canales que usamos y el rol de los comunicadores dentro de las organizaciones.

Cambiaron los canales y las formas en que las personas se vinculan. Con el surgimiento de las redes sociales, quedó atrás el concepto de información vertical, unilateral y absoluta para dar paso a la construcción de información colectiva, horizontal, democrática y dinámica.

Podemos plantear al paradigma pre redes sociales y el rol de comunicador interno como Emisor de Comunicaciones

La acción termina con la comunicación, una vez realizada no teníamos feedback y no sabíamos si se había entendido o cumplido con su objetivo. Era Unidireccional y Jerárquica.

En el nuevo paradigma, el rol del comunicador interno pasa a ser un Facilitador de Conversaciones. La acción comienza con la comunicación. En este caso tenemos múltiples Emisores dentro de toda la organización, una comunicación multidireccional y sin jerarquías

Así tenemos una evolución de las intranets a modelos de colaboración social interna que toman las herramientas y mejores prácticas de las plataformas sociales por las cuales nos comunicamos con nuestros clientes.

Así tenemos nuevas herramientas de comunicación interna que son las vedetes de las organizaciones, Workplace, Yammer, Teams, Starmeup, entre otros.

Nos permiten comunicarnos, reconocer, aprender y compartir información con una mirada 360 de la organización.

Además, estás herramientas ayudan a HR y a los líderes a mejorar la escucha activa. Achican las brechas geográficas con los distintos miembros de las organizaciones. Así escuchamos y nos enteramos del feedback de nuestros colaboradores internos mucho más rápido, ya sea de lanzamientos, novedades y reacciones de nuestros clientes/usuarios y eso nos permite aprender y tomar más rápido las oportunidades de mejora.

Desde comunicación interna seguimos el camino de nuestros primos de marketing digital y ahora. Segmentación y priorización de información, tenemos Portabilidad y usabilidad, damos Feedback constante e inmediato, usamos Analytics y decimos con datos y empezamos a investigar y utilizar Bots.

Este recién es el inicio de una nueva era para la comunicación interna.

KEEP READING

Negocios y solidaridad en tiempos de pandemia

31 julio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Negocios y solidaridad en tiempos de pandemia | Conocimiento | , ,

Durante algunos años, las empresas han sido invitadas a repensar su razón de existir en el mundo. Si en el pasado, la presión por los resultados de los accionistas era una fuente importante de preocupación, hoy en día la relación de la marca con el mundo, las personas y el futuro también está en la lista.

Muchas corporaciones ya han asimilado este movimiento y, por esto, se han vuelto más atractivas para los inversores, especialmente porque dirigen esfuerzos en las áreas de Medio Ambiente, Gobernanza y Responsabilidad Social o ESG (Medio Ambiente, Sociedad y Gobernanza), un término que ha ido ganando más espacio en las reglas comerciales contemporáneas.

Esta evolución corporativa comenzó hace décadas, sin embargo, se estaba moviendo a un ritmo más lento y sin foco antes de este fatídico año de 2020, cuando la pandemia de Covid-19 alentó a miles de empresas a poner en práctica o reforzar iniciativas de Responsabilidad Social. Aunque para muchos la práctica se limitó a acciones específicas, lo más interesante de este movimiento es observar el desempeño de las grandes corporaciones que ya tenían ESG en su cultura y su capacidad para reaccionar ante el escenario de crisis. Prueba de que el negocio y la sostenibilidad van de la mano.

El número 78 de la revista Forbes, publicado en junio, presenta como una historia de portada la lista de las 100 compañías donantes más grandes durante la pandemia, dando un importante protagonismo a las compañías «solidarias» en una publicación autodenominada como la más importante del mundo para los negocios y la economía. Otra señal de nuestros tiempos.

Del 31 de marzo al 14 de julio, se donaron casi seis mil millones de reales. Las compañías financieras encabezan la lista de donantes, con 1.800 millones. Los siguientes son la industria de alimentos y bebidas y la industria minera. Los datos provienen del Monitor de Donaciones Covid-19, una iniciativa de la Asociación Brasileña de Recaudadores de Fondos.

El sector de los actores y los números impresionan. Indican el movimiento de las organizaciones para promover realmente los cambios a través de actos de «solidaridad», que ayudarán a las instituciones beneficiadas y a las personas, así como a sus propias empresas, en escenarios de mediano y largo plazo. Ellos lo saben bien.

Estas son iniciativas recomendables y necesarias para el momento que estamos viviendo También carecen de un nuevo significado cuando pensamos en el mundo pospandémico, cuando podremos percibir con mayor claridad la legitimidad de las acciones de solidaridad.

Solo hay dos caminos posibles para estas organizaciones. El primero, el del olvido, muy probablemente para aquellas que vieron la crisis como una oportunidad de marketing para «vender pañuelos para limpiar las lágrimas» de una sociedad que necesitaba alternativas para superar el momento.

El segundo, más coherente y con resultados a largo plazo, para empresas que tienen la sostenibilidad como estrategia en la planificación de actividades y en las relaciones con toda la cadena de valor. Aquellos, aparentemente, más decididos a evitar las lágrimas antes de vender los pañuelos. Incluso porque es de esta estrategia que vendrá su supervivencia.

La solidaridad se puede definir como el apoyo para satisfacer las necesidades materiales o emocionales de alguien. Es natural que en una pandemia, las personas sean más sensibles y propensas a ellas, ya que es parte del instinto de la vida humana. Para las organizaciones, no es diferente, y la razón para ser solidarios también implica estar vivo y en el juego, en crisis y especialmente fuera de ella.

Las causas sociales deben ser parte de la estrategia, así como la gobernanza y la estrategia medioambiental. Determinar estos indicadores y actuar para hacerlos realidad, especialmente en situaciones normales, es esencial para tener bases sólidas, reaccionar o incluso seguir existiendo en un planeta y en una sociedad saturada con el modelo donde las ganancias son mayores solo para una parte.

KEEP READING

Frente a la incertidumbre, generar certezas, construir reputación

31 julio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Frente a la incertidumbre, generar certezas, construir reputación | Conocimiento | ,

La crisis motivada por la pandemia de coronavirus y la extensión de la COVID-19 ha motivado y está generando un replanteamiento de prioridades a todos los niveles, desde el ámbito más individual, para cada uno de nosotros, al entorno más colectivo, como sociedad en su conjunto. En estos días, aciagos y todavía complicados, se ha convertido en  habitual la pregunta sobre si saldremos mejores de esta crisis. Pero la respuesta no tiene que ver tanto con un vaticinio sobre el futuro, sino con una reflexión sobre el presente. ¿Estamos dispuestos a hacerlo?

Porque muchas veces hemos oído también que las crisis pueden convertirse en oportunidades. Y una que se extiende a los ámbitos sanitario, económico y social, que afecta a nivel estatal y también internacional, es la ocasión para comprobarlo. Lo que por el momento es claro es que, en tiempos de incertidumbre como los que nos ha tocado vivir en estos últimos meses la sociedad demanda asideros de confianza, referentes de solidez y garantes de certezas. Y todos ellos -confianza, solidez y certeza- son conceptos íntimamente relacionados con todo el espectro que recoge la idea más amplia de la reputación.

Sin duda, la reputación es uno de los activos más valiosos en cualquier momento para cualquier organización, pero que adquiere todavía mayor relevancia en un mundo crecientemente interconectado en el que compartir una opinión o difundir una idea se ha convertido en un acto tan sencillo como presionar un botón -”a golpe de click”- y que asume una mayor trascendencia en un entorno de incertidumbre y, en cierto modo, inestabilidad, en el que las personas buscan referentes de credibilidad y confianza, y por ello valoran con mayor intensidad y evalúan con mayor interés la reputación de una organización, una empresa o un sector. 

Hay que tener en cuenta que el concepto de reputación tiene múltiples enfoques, desde su consideración como un activo intangible de las empresas a su equiparación con la imagen de marca. El punto en común en el que confluyen todas estas perspectivas es entender la reputación como una opinión, es decir, una idea en la mente de los demás. Por tanto, actuar sobre la reputación, para tratar de reconducirla, enfatizarla o mejorarla, implica influir sobre las personas para que modifiquen ese juicio de valor.

Pero la reputación no es una percepción ocasional, sino la suma de percepciones a lo largo del tiempo acerca de lo que una organización es -su función en la sociedad-, lo que hace -el producto o servicio que ofrece- y lo que dice -su comunicación-, puesta en relación con los valores sociales. Por su esencia, la reputación es una cuestión multidimensional y de largo plazo, por lo que tanto mantener como mejorar la reputación requiere un plan sostenido, para que adquiera la necesaria solidez.

Ello exige definir una estrategia racional, fundamentada en los valores que rigen y el valor que aporta una organización, en la que se tengan en cuenta claramente las fortalezas sobre las que se sustenta y los riesgos que ha de afrontar, y en la que se señalen con claridad y con realismo las acciones que debe poner en marcha para que su proyección pública se alinee con su planificación estratégica. De igual modo, esto demanda también una implementación coherente, consistente y coordinada, teniendo en cuenta las capacidades de la organización, las circunstancias sobre las que actúa y las expectativas que sobre ella se ciernen.

Por esta razón, cualquier estrategia reputacional debe ser también una herramienta dinámica, capaz de adaptarse a circunstancias y entornos cambiantes. Y ello implica no solo hacer frente a problemas de reputación puntuales, sino también a cambios generalizados en la percepción pública o crisis de amplio espectro como la que estamos atravesando. Empresas y sectores deben plantearse en estos momentos qué papel quieren ejercer en un momento que se plantea como una reconstrucción a todos los niveles, en el que se pretenden asentar nuevos pilares para el progreso económico y social, en buena parte relacionados con el bienestar, la seguridad, la sostenibilidad o la digitalización.

Es preciso trabajar en términos reputacionales y alinear todas las dimensiones del ser, el hacer y el decir de una empresa o un sector, para optimizar su proyección hacia la sociedad por el valor que representa, que aporta o que genera. Algunas de estas empresas o sectores pueden partir con mayores dificultades de origen, por los entornos en los que operan o por los activos que producen, pero en cualquier caso es posible actuar para mejorar la cohesión interna, con narrativas uniformes y unificadas, aumentar la claridad en la comunicación, con una mayor labor pedagógica, y enfatizar la capilaridad en esta tarea, tratando de llegar a todo el público mediante acciones innovadoras. Trabajar en la reputación exige, en definitiva, abordar una estrategia integrada, que implique a los principales actores, determine líneas de acción comunes y se coordine con el plan de negocio de cualquier empresa o las prioridades de futuro de cualquier sector.

Es el momento de plantearse estas prioridades y trabajar estas estrategias, no como una mejora adicional, sino como una necesidad básica. Porque si, como antes se ha dicho, las crisis pueden convertirse en oportunidades, los momentos de incertidumbre demandan asegurar, mantener y generar un valor capital como lo es la reputación.

 

Edelmira Barreira, Directora de Consultoría en Thinking Heads

KEEP READING

CALLAR A NEWTON. Comunicación en entornos complejos

31 julio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en CALLAR A NEWTON. Comunicación en entornos complejos | Conocimiento

En 1687 Isaac Newton publicó sus Principios matemáticos de la filosofía natural, la obra que recoge sus descubrimientos en mecánica y cálculo; entre ellos, las célebres leyes del movimiento o la ley de gravitación universal. Se trata, para muchos, de la obra científica más importante de la historia.

Lo más relevante del trabajo de Newton, sin embargo, no es la calidad científica de sus leyes; Newton consiguió cambiar la forma de pensar de la humanidad, la manera en que reflexionamos acerca del mundo y explicamos la sociedad que nos rodea.

Podemos definir esa forma de pensar como “mecánica”, parafraseando los propios términos del genio inglés. Esta aproximización implica que la realidad se puede comprender si analizamos los elementos que la constituyen y establecemos las leyes que explican cómo se relacionan. Dos cuerpos siempre se atraen mutuamente por una fuerza gravitacional. Si conocemos la masa de los cuerpos y la magnitud de la fuerza, podremos predecir el resultado de esa atracción, que siempre será igual. Sólo hay que aplicar las leyes.

Huelga decir que este enfoque es tremendamente útil y nos ha llevado a una evolución sin parangón en la historia de la humanidad. Tanto, que tendemos a pensar que todos los sistemas, todas las dinámicas, incluso las sociales y organizacionales, pueden obedecer también a una serie de leyes establecidas. Basta con aislar y estudiar sus componentes, sus relaciones y sus efectos, para predecir o explicar su comportamiento y sus resultados.

Un buen ejemplo de esto, ya en el terreno de la comunicación, es el estudio de la reputación. Hemos formulado modelos y metodologías que descomponen un constructo puramente dinámico en elementos mecánicos y “medibles” como los resultados financieros, la contribución social o la transparencia. Tratamos de medir cada uno de esos elementos y establecemos una métrica definitiva que pretende ponderar la reputación de esa organización. Si conocemos la magnitud de esas variables, según nuestras leyes/metodologías, podremos conocer y valorar el constructo superior, la reputación de una organización.

El problema es que, en un mundo cambiante y dinámico, la realidad social y de la comunicación se configura como un conjunto de sistemas complejos que no pueden entenderse ni explicarse con las  leyes de Newton. El funcionamiento, la evolución y las dinámicas de estos sistemas obedecen a un sinfín de elementos interrelacionados, de factores y actores interaccionando de múltiples formas, estableciendo sinergias, contextos e historias distintas que se retroalimentan continuamente, configurando una realidad que va más allá que la suma individual de cada una de sus partes. En otras palabras, en un sistema complejo, uno más uno es mucho más que dos.

La reputación hace referencia a un sistema complejo. Como tal, se explica en relación con otros sistemas como las expectativas de los distintos públicos objetivo, la marca y la cultura de una determinada organización, por ejemplo, que a su vez están integrados en el sistema complejo de la comunicación en un contexto sociopolítico determinado. Cada uno de estos sistemas es más que la suma de sus partes: sus factores actúan formando sinergias entre sí, generando patrones de relaciones complejas que evolucionan según las dinámicas cambiantes en diferentes contextos.

Resulta paradójico que aceptemos que el entorno es impredecible y, al mismo tiempo, nos empeñemos en reducir el funcionamiento de algo tan complejo como la comunicación a una serie de metodologías o herramientas más o menos estáticas. Los profesionales de la comunicación hemos caído en dos trampas relacionadas entre sí: la necesidad apremiante de justificar el valor de nuestro trabajo, por un lado; y la concepción de la realidad, la sociedad y, por tanto, nuestras organizaciones como sistemas mecánicos “newtonianos” que obedecen a una serie de leyes inmutables, aún reconociendo a nuestro alrededor una complejidad sin precedente.

Debemos integrar esta visión compleja y abrazar la incertidumbre. Asumir que nuestra disciplina -como nuestras organizaciones- no obedece a leyes científicas no significa bajar los brazos y dejar el futuro en manos del caos. No nos conformemos. Incierto no significa aleatorio o caótico. Debemos, por el contrario, mejorar el modelo, ampliar el marco.

Ampliar el marco implica, por ejemplo, poner en duda la lógica mecánica del ROI, el Santo Grial de la comunicación moderna. No podemos continuar obsesionados por reducir las acciones de comunicación a una serie de cifras que no explican ninguna realidad ni resultado. Son cifras vacías a modo de reporte, que pueden dar sensación de orden y control, de “trazabilidad”, pero aportan poca información y aún menos conclusiones.

Asumamos que más allá de ese retorno hay un sistema de fuerzas interconectadas, de factores e interrelaciones que no pueden reducirse a cifras y que deben ser analizadas, explicadas y aprehendidas  desde la comunicación.

Es el momento de asumir que todos los elementos que rodean a nuestra actividad, desde los mensajes y los portavoces, la organización donde se integran o la sociedad en la que se comunican, son sistemas complejos. Un primer paso, será perfeccionar y ampliar el modelo, incorporando al análisis, la planificación y la evaluación todos los factores, patrones y relaciones que configuran la realidad en la que tratamos de influir. Quizá, en ese proceso, descubramos nuevos nichos, nuevos elementos donde una disciplina tan compleja como la comunicación pueda aportar valor.

 

Fernando Carruesco. Fundador de Talento para el Futuro. Miembro del TOP 100 Conferenciantes editado por Thinking Heads

KEEP READING

#SomosVoz, una campaña de todas las Agencias de PR argentinas que le habla a la sociedad

31 julio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en #SomosVoz, una campaña de todas las Agencias de PR argentinas que le habla a la sociedad | Conocimiento | ,

Es un escenario de incertidumbre, los profesionales de la comunicación y los asuntos públicos tomamos un rol estratégico asesorando y acompañando a empresas,  marcas y personas en la construcción de mensajes claros que les permitan transitar el presente y construir el futuro.

Es por eso, que bajo la premisa “La Comunicación Acerca”, el Consejo Profesional de Relaciones Públicas a través de la Comisión de Consultoras,  presentó #SomosVoz, una campaña integral que busca visibilizar la importancia de la comunicación para generar relaciones y estrechar vínculos.

La acción hace énfasis en el rol esencial que cumple la comunicación y sus profesionales derribando las distancias a través de la palabra, durante estos más de 100 días de cuarentena.

Ésta es la realidad que hoy nos toca vivir: el distanciamiento social posterga cualquier expresión física pero al mismo tiempo potencia nuestros sentimientos. Ante este escenario es fundamental mantenerse conectados mediante la palabra.

Esta campaña es un hito en la historia del Consejo, porque se trata de la primera vez que todas las agencias integrantes de la Comisión de Consultoras participan en una actividad conjunta  que busca brindar conocimiento y acompañamiento a la sociedad a través de la comunicación en un momento tan delicado como éste.

Sabemos que los comunicadores profesionales somos un nexo fundamental entre las organizaciones y su entorno. Como puentes para acercar extremos a través de la transparencia, la honestidad, la claridad y la cercanía, buscamos generar empatía y entendimiento, y brindar contención, eficiencia y asesoramiento profesional con una mirada asertiva, entendiendo el contexto general.

La Comisión de Consultoras tiene como principal desafío revalorizar la profesión, generando reconocimiento y legitimación acerca de la importancia de la gestión de PR en las organizaciones. Es así que, de manera conjunta y apoyados por el Consejo en su totalidad, se decidió realizar esta campaña que no solo pone en valor el ejercicio diario de la actividad, sino también la importancia de la voz y de la cercanía de las personas a la hora de estrechar vínculos y crear relaciones duraderas.

#SomosVoz se trata de una campaña integral, que presenta varios formatos y piezas de comunicación, tales como: spot audiovisual, contenidos para amplificación en redes sociales, diseño de press kits, piezas animadas con datos de asociados y filtros para Instagram, la creatividad estuvo a cargo de la agencia Thet.

No hay dudas que el aislamiento social nos afecta: buscamos reemplazar esta carencia de  abrazos con palabras. El poder de las palabras puede transformar y hacer que un abrazo llegue a través de un buen mensaje.

La Campaña #SomosVoz tuvo una gran repercusión en todos los medios nacionales del país y una gran viralización digital a través de todas la redes sociales, y finalmente logró poner en la agenda mediática la relevancia de la comunicación y su rol esencial en este contexto de pandemia mundial.

KEEP READING

Marcas, el nuevo reto de comunicación al que se enfrentan

17 junio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en Marcas, el nuevo reto de comunicación al que se enfrentan | Conocimiento |

En los últimos años el concepto de  Transformación Digital entendido  como el proceso de integrar las nuevas tecnologías en todas las áreas de una empresa  para ser más eficientes y competitivas, ha sido un tema recurrente y tendencia, aunque realmente  se ha implementado mucho menos de lo que se presuponía.

Hemos sido testigos de esta cruda realidad en el momento en el que la pandemia del COVID-19 nos ha condicionado por completo, tanto  nuestro entorno como en los hábitos de conducta y consumo.  En esta situación, hemos visto como muy pocas compañías tenían implementada una transformación digital.

Si la Transformación Digital era para muchos una opción,  ahora ha pasado a ser una obligación.  Ya no existe la Transformación Digital, existe la Adaptación Digital , que aunque parezca lo mismo, no lo es. En la transformación, las acciones  son proactivas y tienen como finalidad optimizar procesos y ser más competitivos, mientras que en la adaptación,  las acciones son reactivas, con la finalidad de no quedarse desfasado y fuera del mercado.

En la comunicación es donde vemos uno de los ejemplos más  palpables del significado de Adaptación Digital. Zoom, Skype, Jitsi, Streamyard, como tantas otras plataformpandemia. No es, por lo tanto, una cuestión de tecnología sino de Mindset, es decir, una mentalidad con un ADN real en Transformación Digital.

Ahora no solo utilizamos  estas herramientas en el ámbito empresarial sino que también se han convertido en herramientas de uso masivo por parte de la población para poder estar en contacto con sus familiares.

¿Cuál es el reto actual  al que se enfrentan las marcas  en la Comunicación?

Una de las múltiples consecuencias del COVID-19  está siendo el cese de la actividad comercial total o parcial de múltiples sectores. Esta situación les ha llevado incluso a una parálisis de comunicación con todo sus stakeholders (clientes, proveedores, empleados, contacto). Si existe algo más negativo después de no poder ejercer la actividad comercial, es precisamente el NO comunicar.

Hoy más que nunca las marcas tienen que  revisar y conocer muy bien  su particular  Customer Journey Map, es decir, el proceso de compra que utilizan los clientes o potenciales clientes para adquirir los productos o servicios de las diferentes marcas. El proceso ha variado significativamente, ganando todavía mucho más terreno los medios digitales. Las marcas deben estar presentes en cada una de las fases de sus respectivos Customer Journey (Awareness, Consideration, Purchase, Loyalty,Advocacy) de una forma eficiente y adaptando el contenido y formato según la fase y el medio de interacción,  ofreciendo el mínimo de fricciones a los usuarios para que obtengan la mejor experiencia posible.

El contenido  de valor adquiere aún mayor relevancia  

Estrategias de Marketing que se han popularizado en los últimos años como es el inbound Marketing, que tienen como finalidad atraer y seducir a nuestro público objetivo / Buyer persona. Tienen como principal herramienta para alcanzar ese objetivo, la de crear y distribuir contenido de calidad.  Entendemos como contenido de calidad aquel que realmente sea de interés y utilidad para la  comunidad a la que se dirige. De hecho, las marcas tienen una tendencia a hablar demasiado en primera persona en redes sociales (características de sus productos, de sus oficinas, su presencia en ferias) aunque realmente sea un error.

Hoy en día, en la llamada  “nueva normalidad”, no solo las marcas tienen que esforzarse más en generar  contenido útil sino que el formato también tiene que ser de calidad.

Uno de los formatos a los que más se está recurriendo es a los directos (streamings), ya sean videocoferencias o seminarios web. Esto es así porque es el formato que más se asemeja a los formatos presenciales permitiendo al usuario interactuar con su audiencia  en tiempo real, aunque sea a través de un monitor. Es aquí donde las marcas están necesitando un periodo de adaptación para ofrecer un formato profesional y no amateur. Estos días estamos viendo grandes marcas con errores de audio, imagen, plano y conectividad, etc. Errores propios y permisibles en el ámbito doméstico pero no el ámbito profesional ya que condiciona directamente al contenido que se esté ofreciendo.

Este formato directo tiene que ser similar a la realización de un programa de TV o de los vídeos de reconocidos youtubers. Audios impecables, riqueza en los planos y medios para interactuar con sus audiencias.

Dicho esto, ofrecer contenido de calidad tanto en el fondo como en el formato no va a ser suficiente para que las marcas  impacten con la densidad y reiteración  suficiente a sus audiencias. Se van a tener que apoyar en creadores de contenido que, a base de compartir su expertise o experiencias en redes sociales,  han sido capaces de generar una audiencia fiel. Estos creadores de contenido tienen capacidad de incidir en la toma de decisiones de sus audiencias, y sí, me estoy refiriendo a los Influencers, MicroInflunencers y NanoInfluencers. Marcas personales que ya llevan mucho tiempo ofreciendo contenido de calidad, de ahí que también se denominen “creadores de contenidos “

Llevo desarrollando durante estos últimos años  de mi carrera profesional, acciones con MicroInfluencers, contando con hasta 10.000 MicroInlfuencers en alguna de ellas de forma simultánea y para una marca concreta. Puedo afirmar que su capacidad de prescripción es altísima y que es el complemento perfecto para el buen contenido que deben crear las marcas.

Muchos de los paradigmas por los cuales nos regíamos han dejado de existir, pero hay una máxima que tiene ahora más valor que nunca:

“No es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive sino aquel que se adapta mejor al cambio”

Charles Darwing, (“El origen de las especies”, 1859 )

 

Conferenciante de Thinking Heads. Top 100. 

KEEP READING

La respuesta está en tu mente

17 junio 2020 |by Fundacom | Comentarios desactivados en La respuesta está en tu mente | Conocimiento |

Yo soy una fiel defensora de la Felicidad. Creo que ser feliz da sentido a nuestra vida. He descubierto que cada uno de nosotros es el artífice de su propia felicidad y que todos los momentos que describimos como felices en nuestra vida, tienen un componente común: una sensación de presente, de armonía y bienestar.

El cerebro es sin duda, el gran aliado para lograr la felicidad. Por eso, es fundamental entender cómo funciona. És un órgano social y emocional, y es el responsable de nuestra felicidad. Conocer qué rol juega nuestro cerebro en nuestra vida es importantísimo para poder conocernos, entendernos y ser más felices. Una mente ruidosa es una mente infeliz.

Supongo, que en los últimos tiempos que se habla tanto de la felicidad, y más en un momento como el que estamos viviendo, algunos sientan que podemos estar mas ante una moda cuyos efectos se evaporan, que ante un estado con beneficios tangibles. Hoy la ciencia demuestra, sin ninguna ambigüedad que la felicidad prolonga la vida y mejora el estado de salud física.

Déjame que te cuente. Todas y cada una de nuestras acciones están motivadas por el deseo de ser felices. Lo primero y más importante es que cada uno de nosotros queremos ser felices. Aunque también queremos que otras personas lo sean. ¿Por qué? Porque ver felices a las personas que queremos, nos hace sentir felices. Por muy altruistas que podamos pensar que son nuestras acciones, todas ellas están motivadas por el deseo de felicidad. En definitiva, hacemos acciones altruistas solo porque hacer eso nos hace sentir felices. ¿Queremos que todo el mundo sea feliz? La psicología nos dice que tendemos a ser más “empáticos” con quienes están más cerca de nosotros, como familiares y amigos, con quienes se parecen a nosotros en algún aspecto y con quienes consideramos miembros de nuestra «tribu». Esta empatía innata está sesgada por nuestro cerebro, que mantiene sus prejuicios sobre quienes están dentro o fuera del grupo de pertenencia.

Todos queremos ser felices, aunque para cada uno de nosotros la felicidad signifique algo diferente. Si de verdad ser feliz, es una de tus prioridades, entrena tu cerebro. Recuerda que está diseñado para la supervivencia y que quizá experimentar emociones que le acerquen a la felicidad no es una de sus características principales. Ya sabes a estas alturas, que la fisiología de un cerebro adulto cambia, al igual que cambia el patrón de conexiones que lo forma. La clave está, en ejercitar el cerebro, al igual que ejercitamos el cuerpo mediante el ejercicio físico.

Ser feliz es sin duda una DECISIÓN. De hecho, la vida, no es sino una sucesión de toma de decisiones. Me explico.

Hace unos días leía a Gerhard Roth, neurobiólogo de Bremen, en un artículo sobre la toma de decisiones, en el que comenzaba diciendo que “al final, las decisiones que tomamos son siempre emocionales. En realidad no hay decisiones racionales, lo único que hay son valoraciones racionales”.

Es importante detenerse a observar que la mayoría de las decisiones que tomamos en la vida diaria las tomamos de forma precipitada y que nuestra vida y nuestra felicidad se ven condicionadas por las decisiones que tomamos

¿Cómo decide nuestro cerebro?

En el cerebro pueden distinguirse a grandes rasgos tres instancias en la toma de decisiones. La corteza cerebral en la valoración consciente de los pros y contras. El hipocampo en recuperar la información que tiene de experiencias anteriores y la amígdala junto con el núcleo accumbens en las valoraciones emocionales y posibles recompensas.

Cada día tomamos millones de decisiones de las que no somos conscientes. Decisiones automáticas, apresuradas y/o con una gran carga emocional. Decisiones de las que luego nos arrepentimos. Mi invitación en este momento de “elevada carga emocional” es cultivar la atención para tomar con calma y claridad las decisiones importantes de la vida.

Gestionar las emociones (productos de nuestro cerebro) y hacernos responsables de lo que sentimos es hoy, más que nunca, una prioridad. Las emociones son reacciones psicofisiológicas que experimentamos cada día aunque no siempre seamos conscientes. Son de carácter universal, y generan cambios en la experiencia afectiva, en la activación fisiológica y en la conducta. Nos preparan para poder dar una respuesta adaptativa a esa situación. A lo largo de nuestra evolución como especie, gracias a las emociones hemos podido responder rápidamente ante aquellos estímulos que amenazaban nuestro bienestar físico o psicológico, garantizando nuestra supervivencia. Además de esta función primordial adaptativa, las emociones cumplen una función social y otra motivacional. Hoy ya sabemos que el verdadero éxito en la vida no tiene que ver cómo el cociente intelectual, sino con la inteligencia emocional, entendida como la capacidad que tenemos de tomar conciencia, comprender y gestionar nuestras emociones y las de los demás. La gestión adecuada de nuestras emociones nos ayudará, en este momento, a tomar mejores decisiones, gestionar mejor nuestros conflictos, ser más creativos e innovadores, ponernos en el lugar del otro, mantener relaciones más enriquecedoras y en definitiva ser más felices.

En definitiva…¿cuál es la clave para conectar con la felicidad y tener una adecuada higiene mental?.

Entrena tu cerebro, toma decisiones y conecta con tu auténtico y verdadero Ser.

Conferenciante de Thinking Heads. Top 100. 

KEEP READING
Página 1 de 1012345...10...Última »