Aislar los riesgos digitales del COVID – 19

Marcos Santos

Director de Marketing

Latam Unisys

Marcos Santos es director de Marketing de Unisys para América Latina, responsable por la planificación y ejecución de las iniciativas de brand awareness y generación de demanda en la región. Antes de ingresar en la Uinisys en 2012, Marcos desempeñó funciones senior en agencias de Relaciones Públicas como Sing Comunicación, Fundamento Grupo de Comuniciación y Andreoli MSL. Graduado en Periodismo por la Universidad Metodista de São Paulo, Marcos posee un MBA en Gestión de la Comunicación Corporativa de Aberje y curso de extensión (posgrado) en Análisis de ROI en Programas de Marketing y Comunicación de la Universidad de São Paulo.


Los cambios repentinos hacia un modelo de trabajo 100% digital ponen sin duda a los profesionales y a las organizaciones en una mayor exposición a los virus cibernéticos. Y ellos nunca han sido tantos y tan sofisticados. Las amenazas digitales relacionadas a la pandemia del Covid-19 crecieron exponencialmente en los últimos meses. Algunas investigaciones hablan de un aumento de entre 1200 hasta un 30,000%; sí, treinta mil porciento, dependiendo de la modalidad utilizada.

Los ataques de phishing están entre los más comunes. En ellos, el delincuente intenta robar datos catastrales, de tarjeta de crédito, claves y otras informaciones confidenciales de la víctima por medio de mensajes falsos. No es por acaso que el robo de identidad haya sido la principal preocupación de seguridad para el 76% de los brasileños que respondieron a la investigación Unisys Security Index.

El secuestro de datos (ransomware) también se incrementó en los últimos meses, teniendo especialmente como albo las empresas que guardan en sus bases de datos un gran volumen de informaciones de sus empleados, clientes, proveedores. En 2019 hubo un intento de ransomware cada 14 segundos y las previsiones indican que el costo de los daños causados por los crímenes cibernéticos superará los 6 billones de dólares hasta el 2021.

Es de consenso entre los especialistas en seguridad que no existe un ambiente 100% seguro y que talvez nunca lo habrá. Sin embargo, una postura defensiva en la cual se intente proteger los perímetros dejó de ser eficaz contra este tipo de delito.  La relevancia del ambiente digital en nuestro cotidiano ha hecho con que los perímetros dejasen de existir. Luego, la nueva postura de seguridad debe focalizarse en detección y respuesta, no para impedir, pero para mitigar los daños causados por esta amenaza invisible.

Más que nunca es imperativo que nosotros profesionales tengamos acceso a cualquier tipo de aplicación, aunque no sea el padrón utilizado por la compañía. Las plataformas de comunicación para teleconferencias son un buen ejemplo. Cada organización cuenta con un padrón homologado de aplicación. Sin embargo, si el cliente utiliza una plataforma diferente tenemos que agregarla enseguida a nuestra rutina profesional. Pero debemos estar seguros al hacerlo.

La seguridad no debe ser un agente inhibidor para la innovación y para habilitar un ambiente de trabajo digital que traiga en su concepción un nivel más alto de colaboración y productividad. Tampoco debe ser indulgente con las amenazas capaces de causar serios perjuicios financieros, de reputación e imagen a las organizaciones.

Es crucial un abordaje basado en el concepto acuñado por la Forrester Research conocido como Zero Trust (Cero confianza), en el cual se debe desconfiar de todo y cualquier usuario y dispositivo. Con la utilización de tecnologías como la inteligencia artificial cognitiva y machine learning se puede rápidamente identificar comportamientos anómalos y en cuestión de segundos aislar el dispositivo sospechoso, impidiendo que un eventual contagio se extienda por toda la red corporativa.

En tiempos de aislamiento social, el aislamiento de las amenazas cibernéticas relacionadas a la pandemia también es un arma con la que disponemos para un enfrentamiento de otro enemigo invisible. En vez de construir muros de contención, debemos estar preparados para enfrentar el virus digital con armas mucho más inteligentes y precisas.

Etiquetas: