GANADORES PREMIOS FUNDACOM 2018

NOTICIA4-2-OPINION

Como mantener a los empleados a bordo durante los cambios organizacionales

Malin Teles

Malin Teles

Con máster en comunicación corporativa por la Universidad de Gotemburgo. Natural de Suecia.

Desde 2011 vive en Brasil. Actúa en las áreas de comunicación y administración desde 2012, con experiencia en organizaciones multinacionales como Ekornes, iZettle y en el Consulado General de Noruega. Trabaja con comunicación externa e interna en Race Comunicação desde 2017.


Todas las organizaciones pasan por cambios de vez en cuando, siendo estas transformaciones estructurales, de rutina, de cultura o una combinación de todas ellas, tal como ocurre en los casos de fusión de empresas. Gestionar estas situaciones no es tarea fácil, y requiere, además de conocimiento específico en el área en cuestión, un conocimiento profundo en comunicación.

Las personas, por naturaleza, son resistentes al cambio y muchas veces lo perciben como algo negativo aunque sea algo positivo. Somos seres habituales y estas situaciones son percibidas, en muchas ocasiones, como una amenaza.

Ahora bien ¿Cómo gestionar este proceso de manera exitosa? Para comenzar, una comunicación clara y un planteamiento bien hecho serán necesarios.

  • Invierta en la planificación. Esto puede parecer obvio, pero es importante señalarlo – una planificación bien pensada, tanto en lo relativo al proceso en sí como a su comunicación, es fundamental para una gestión de cambio exitosa. El timing es esencial. En otras palabras, considerar el mejor momento para anunciar e implementar un cambio con respecto a las demás circunstancias de la organización puede ayudar a evitar tensiones innecesarias.
  • Aunque no siempre es posible hacer este tipo de elección, cuando sea posible, es una buena idea no acumular implementaciones ni comunicados de cambios, sino tratar de dejar un poco de espacio entre ellos. Además, cuando ocurre un cambio, hay que intentar realizar la implementación por etapas. Esto permite que las personas afectadas se acostumbren poco a poco a la nueva situación.
  • Comunica con antelación. Algunos gerentes tienen la idea (incorrecta) de que, tomando a su equipo por sorpresa y comunicando el cambio a última hora, eliminan la posibilidad de que estos puedan protestar. Esto es una estrategia pésima y completamente contraproducente. La gente necesita acostumbrarse a los cambios. Por lo tanto, siempre trate de prepararlas, comunicando novedades con antelación.
  • Invita a los colaboradores a la discusión. Una manera eficaz de disminuir la resistencia al cambio es permitir la participación de las personas afectadas en el proceso. Es decir, siempre que sea posible, invitar a los empleados a participar en la discusión, principalmente desde el inicio del proceso. Obviamente, hay que dejar claro lo que es negociable y lo que no es, para no dar una falsa esperanza o la impresión de que pueden influir en cuestiones que en realidad no son negociables.
  • Sé claro y transparente. Durante las discusiones y también durante la aplicación de los cambios, es importante que se comunique de forma clara y transparente. Manteniendo al equipo bien informado, es posible prevenir rumores y el crecimiento de un descontento sin fundamento. Además, es una buena idea compartir un calendario de eventos. Es decir, provea información que contenga previsiones de cuándo ocurrirán las distintas etapas que conforman el cambio en la organización. Antes y durante la implementación del proceso, también es importante que todos sepan con quién pueden aclarar dudas y dónde pueden buscar y encontrar información.
  • De a los empleados la oportunidad de adaptarse. Para que el proceso sea exitoso y cause la mínima fricción posible, es necesario que el equipo, además de estar informado, reciba el entrenamiento adecuado. Por ejemplo, si el cambio contempla un nuevo sistema o software, rutinas diferentes o uso de equipo con el que no están familiarizados, muchos (particularmente empleados que forman parte de la organización desde hace mucho tiempo) pueden estar renuentes simplemente porque se sienten inseguros o incapaces de asumir estas nuevas rutinas o a la nueva forma de trabajar. No esperes a que te pidan ayuda. Esto puede que nunca ocurra. Presume que el entrenamiento y el apoyo serán necesarios y ofrece estas opciones a todos los involucrados. Además de la capacitación, es posible que también sea necesario dejar más tiempo disponible que el normal para que los empleados realicen su trabajo en el nuevo escenario, hasta que se acostumbren a la nueva rutina, al nuevo sistema o al nuevo equipo.
  • Vaya de lo privado al público, no de forma contraria. Un error común que muchos gerentes cometen es comunicar modificaciones en relación a las responsabilidades o rutinas de trabajo de los empleados en público antes de haberlo comunicado personalmente a la persona afectada. Es decir, ellos comunican el cambio en relación a un determinado colaborador o grupo de colaboradores delante del equipo entero antes de haber conversado sobre el asunto con la persona, o grupo de personas, en particular. Esto es un gran error que deja al empleado en una situación embarazosa y que puede perjudicar la relación entre él y el gerente responsable. Por lo tanto, siempre que haya cambios en relación a las responsabilidades, rutinas de trabajo o cualquier otro asunto que afecte a una persona o una parte del equipo en específico, es necesario informar primero a la(s) persona(s) involucrada(s) en particular, antes de comunicárselo al resto del equipo. Además, una vez que el empleado haya sido notificado, deberá serle notificado también cuándo se le comunicará la información al equipo.

Concluyendo, los cambios son difíciles para todos. Tanto para los gerentes y los empleados. Sin embargo, planeándolo bien y siendo transparente, es posible pasar por el proceso con un resultado positivo. Y lo más importante, con sus empleados a bordo.

Fuente: Aberje

Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo si así lo de sea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies