De Fake news a Infomedia

María Ximena Céspedes Arboleda

Socia Fundadora y Directora

Metrics

Experta en consultoría en temas digitales, relaciones públicas digitales y manejo de crisis. Gracias a la tecnología hace cruces de información que permiten anticiparse a los eventos; genera estratégicas, tácticas y da recomendaciones para aprovechar las oportunidades, llenar vacíos de información para evitar crisis, detección de Fake News y en caso de una, poder manejarla en diferentes industrias.

Estudió Derecho con énfasis en finanzas, pero con vocación de periodista. Desde su llegada a México, donde para poder ejercer requería volver a estudiar la carrera, se fue especializando en el entendimiento y manejo de medios digitales, digitalización, tecnología y actualmente inteligencia artificial.

Con el aumento del activismo digital y de las crisis digitales en las empresas y gobiernos, empezó a trabajar en protocolos tanto de información, como de actuación, así también en organización y manuales de crecimiento y protección de comunidades.

Su visión siempre ha sido la de tener la información en tiempo real y predictiva, por lo que desarrollaron tecnología basada en la teoría del stakeholder . El sistema se llamó Xpectus.

Con la experiencia acumulada a través de estos años ha venido trabajando para empresas de diferentes industrias, políticos, gobiernos e instituciones en la digitalización, el liderazgo de opinión, la predicción de escenarios y llenar los vacíos de información para el logro de sus objetivos de negocio.

Así mismo forma parte de un movimiento de mujeres, “UniónMujer” en favor del empoderamiento de las mujeres, la vida, la familia y libertad, valores en los que cree firmemente.


Antes de los medios digitales, la comunicación bajaba de medios tradicionales a las personas y de ahí se llevaban a las mesas de discusión, comidas o charlas entre amigos. Actualmente, la información llega a directamente a cada persona, bien sea por lo que consume regularmente o porque los cercanos a esa persona lo publican. Estos contenidos pasan de lo privado a lo público y regresan, de lo público a lo privado.

Las noticias falsas o fake news las podemos describir como un contenido de cualquier tipo que de manera deliberada pretende posicionar, en un vacío de información, una historia imprecisa o falsa; con la llegada de los medios digitales, la velocidad y el tiempo se acortaron y no hay una barrera real contra la viralización de las mismas.

1. ¿Son dañinas las noticias falsas?

La noticia per se no es buena o mala, lo que cuenta es la intención que hay detrás de la difusión de la misma de tal manera que las noticias falsas pueden afectar nuestra economía, inversiones y el valor de nuestros negocios.

Adicionalmente a la intención, al ser seres sociales, al agruparnos por intereses y comportamientos en comunidades -actualmente más digitales-, tendemos a polarizar nuestras creencias y terminamos defendiendo versiones más extremistas que antes de pertenecer a esas comunidades.

El medio también es importante: los medios digitales privados como Whatsapp o los grupos de Facebook, al tener como miembros a familiares, amigos o conocidos cercanos con los que se comparte no solo una visión conjunta sino un lazo emocional, hacen que no se verifique el contenido ni la fuente.

2. Gradientes en las noticias falsas

Rara vez una noticia es 100% falsa, hay gradientes en la manipulación del contenido para posicionarlo aprovechando que existen vacíos de información.

3. Infodemia

La llegada de la pandemia a nivel mundial, el encierro de grandes poblaciones, la preocupación por la salud y la economía, trajo consigo una avalancha sin precedentes de información a nivel mundial. Esa cantidad de información relacionada con el tema en particular se denomina infodemia.

Esa multiplicidad de información, también con gradientes, se une a la ya existente bajo el paraguas de noticias falsas, que dificulta que las personas puedan seleccionar el contenido de fuentes confiables y fidedignas.

En el siguiente cuadrante explicamos la manera en la que se puede clasificar el tipo de contenidos y las audiencias que generan las opiniones.

Los contenidos pueden clasificarse por nivel de especulación e impacto:

  1. Datos duros que causan alto impacto emocional en las personas; generan estrés, inducen estado de alerta y llevan a las personas a actuar.
  2. Información no confirmada que causa alto impacto emocional, provoca paranoia en las audiencias digitales y lleva a las personas a actuar.
  3. Datos duros que causan impacto emocional moderado o bajo en las audiencias digitales y las mantienen informadas.
  4. Información no confirmada que provoca impacto emocional moderado o bajo en las audiencias digitales y que las mantienen expectantes.

Y las cuatro grandes audiencias que promueven ese tipo de contenidos pueden ser clasificadas en:

  1. Iluminados, aquellos que inventan teorías en las que piensan un nuevo orden.
  2. Conspiradores, que crean teorías basadas en sus prejuicios y miedos.
  3. Técnicos, que son pragmáticos que buscan prever el futuro.
  4. Científicos, que se basan en números para definir y crear el futuro.

4. Qué tendríamos que implementar para disminuir las noticias falsas y la infodemia

Así como los países están luchando para evitar la propagación del virus, asimismo lo tenemos que hacer con la información falsa. Desafortunadamente no hay una cura como lo sería una vacuna, por lo que hay que actuar en diferentes frentes:

1.Consumidores

Como todo, es un tema de educación. Es necesario educar a los consumidores de contenidos a desconfiar de las letras en mayúsculas, de las URL´s que se parecen a los sitios que usualmente consumen, verificar si otras fuentes confiables traen la noticia, realizar una búsqueda inversa de las imágenes y videos que trae el contenido y analizar la sección de “acerca de” o “about” del sitio.

2.Plataformas de dispersión

Aunque algunas plataformas como Twitter, Facebook y YouTube están implementando nuevas maneras de localizar y bloquear las noticias falsas o manipuladas gracias a la inteligencia artificial, mientras el modelo de negocio de las mismas siga siendo el de la publicidad, será muy difícil lograr un avance significativo, porque seguirá prevaleciendo el dinero del anunciante sobre la calidad del contenido.

Una de las soluciones probables sería la de cambiar el modelo de publicidad a suscripción. El usuario tendría que pagar por el contenido. Asimismo, es modificar los algoritmos que tienden a polarizar a los usuarios al presentarles solo contenido que se parece al grupo de personas con las que se relaciona o a las páginas que dan like, porque eso sesga aún más la información que recibe y no permite crear otros juicios de valor.

3.Gobiernos y autoridades

No es la generalidad, pero varios gobernantes son partícipes de la dispersión de noticias a medias, conspirativas o incluso falsas, en aras de desviar la atención de temas o anticipar una respuesta negativa ante la crisis. Sobre todo aquellos gobiernos con tintes populistas.

En este sentido, el trabajo debe ser a nivel mundial, de incentivar penas estrictas a la difusión de contenido falso de manera deliberada, así como fortalecer leyes que promuevan la responsabilidad en línea.

Asimismo, de entidades autónomas que puedan ser fuentes fidedignas de comprobación de los hechos.

4.Tecnología

El avance de la ciencia de datos ha permitido crear algoritmos que puedan no solo identificar las noticias falsas sino de manera eficiente predecir la creación y propagación del contenido. La anticipación se logra entendiendo los patrones de comportamiento de las audiencias de interés en medios digitales cuando viaja el contenido de lo privado a lo público y, para entender el impacto, se requiere analizar los patrones de las reacciones de dichas audiencias.

En todo esto, el problema fundamental es quién decide o podría decidir si algo es verdadero o falso. La respuesta está lejos de ser resuelta.