GANADORES PREMIOS FUNDACOM 2018

NOTICIA7-OPINION

El papel de la comunicación en los eventos internacionales: la XXVI Conferencia Iberoamericana de Educación

Eva Mateo Asolas

Responsable de Comunicación

Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI)

Eva Mateo Asolas es Responsable de Comunicación de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense, con numerosas especializaciones en comunicación digital y escritura creativa.

Durante varios años trabajó en redacciones de periódicos y radios, labor que fue reconocida en 2009 con el Premio de la Academia Española de la Radio como Mejor Presentadora de Informativos. Vivió 2 años en Bruselas, donde conoció de cerca el día a día de las instituciones comunitarias desde la Representación Permanente de España ante la Unión Europea. Comenzó su andadura en cooperación internacional en 2011 de la mano de la Fundación Vicente Ferrer. Sus reportajes desde India, Etiopía o Senegal se han publicado en medios como El País y El Mundo. Habla 5 idiomas.

¿Qué queda después de una Conferencia Iberoamericana de Educación? ¿Qué perdura cuando los ministros se marchan, los técnicos de sonido recogen los cables y las luces del salón de actos se apagan? Gran parte del poso que dejan actos a nivel internacional de este calibre se debe a lo que la política suscribe… y la comunicación aporta.

Porque en el momento actual, en el que vivimos en un mundo VUCA (del inglés Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity), el 71% de los ciudadanos afirma no confiar en sus instituciones para resolver los grandes problemas globales (según 2018 Trust Barometer Edelman) y la ‘posverdad’ es tendencia (I Cumbre Iberoamericana de Comunicación Estratégica – Cibecom 2017), la comunicación se ha convertido en un actor principal en el tablero de juego. Traslada expectativas, marca agendas, gestiona intangibles. En una palabra: es estratégica.

El pasado 27 de septiembre La Antigua Guatemala, la espléndida ciudad colonial Patrimonio de la Humanidad que está abrazada por tres volcanes (de Agua, de Fuego y Acatenango), acogió la celebración de la XXVI Conferencia Iberoamericana de Ministros de Educación. La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), el primer organismo de cooperación multilateral en la región con casi 70 años de vida, ostenta la secretaría técnica de esta cita, que reúne a cuantos (y quienes) deciden sobre Educación en 22 Estados de la región. Una región que, recordemos, es la más rica pero también la más desigual del mundo y que tiene a gala ser la que más invierte en educación, mientras adolece de falta de movilidad estudiantil y del profesorado, de calidad educativa o de igualdad de oportunidades en el acceso a la educación superior.

NOTICIA7-2-OPINION

Definir mensajes fuerza como esos es solo el comienzo del trabajo de comunicación de esta conferencia. Las notas conceptuales, los órdenes del día y el envío de las invitaciones formales no marcan el pistoletazo de salida de toda la logística y trabajo de comunicación, sino que éste va por delante: desde la búsqueda y contratación de proveedores audiovisuales o de wifi; traducción y producción de materiales de difusión en las dos lenguas de trabajo (español y portugués); labores propias de gabinete de prensa y relaciones públicas; definición del protocolo y la escenografía; diseño de la estrategia en redes sociales y canales propios; pruebas de sonido y proyecciones; pasando por la escaleta de un evento de unas siete horas de duración (resulta esencial controlar el minuto a minuto de lo que va a ocurrir para que cada persona esté en el sitio que le corresponde y que los inevitables márgenes de error o imprevistos sean resolubles); definición y coordinación de equipos de trabajo… y, así, hasta un sinnúmero de grandes o micro tareas que están presentes a cada momento, que sobrevuelan el evento —a veces, a contrarreloj—, pero que, sin embargo, deben ejecutarse de puntillas. Porque no hay que olvidar que la comunicación nunca es la protagonista, por más que acabe teniendo como resultado que la conferencia haya alcanzado casi 80.000 impresiones orgánicas en Twitter o decenas de apariciones en los principales medios de comunicación nacionales e internacionales, como Agencia EFE, El País, RNE, Clarín o Prensa Libre.

Es justo reconocer que poco margen queda para la improvisación en una conferencia de esta magnitud, más allá de las negociaciones en la arena política, cuyos compromisos redibujan el futuro de los 22 países: guiarán el trabajo en materia educativa de los próximos dos años en Iberoamérica. Por eso, la clave del éxito en comunicación reside en la preparación y en que del reporte y evaluación finales se desprendan aprendizajes para las siguientes ediciones: qué funcionó, qué se pudo hacer mejor, qué sorprendió y cómo se gestionó. Y, con todo, una cita internacional así es un evento vivo que, como el teatro, puede escenificarse una y otra vez, pero todas y cada de una de ellas serán representaciones únicas.

La gestión integral de la comunicación con una visión 360º de la Conferencia de Educación o de cualquier otro evento de índole internacional tiene repercusiones macro que trascienden ese día. No son los nombres propios de los ministros o las siglas de las organizaciones, ni siquiera la declaración final y sus mandatos y compromisos. Hablamos de la vida de 800 millones de personas. La comunicación sencillamente acompaña y apuntala esa labor, le da visibilidad para que se conozca y, por tanto, exista.

¿Qué queda después de una Conferencia Iberoamericana de Educación? Un hito, un paso más en un largo camino. Porque el verdadero trabajo comienza al día siguiente cuando, en el avión de vuelta que sobrevuela las montañas verdes de Guatemala, ya rumbo a España, con las luces apagadas, unos pocos ordenadores encendidos escriben ya programas y proyectos educativos, las siguientes páginas de la historia de Iberoamérica.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo si así lo de sea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies