La digitalización de la comunicación se acelera

Javier Fernaud

Coordinador de Comunicación

Casa América

Periodista especializado en comunicación institucional y en gestión de contenidos digitales y redes sociales. Amplia experiencia en comunicación digital en la administración pública española. Ha trabajado en distintas ediciones digitales de varios periódicos y agencias de noticias.

Desde enero de 2020, dirige la comunicación institucional de Casa de América, especialmente orientada en los últimos meses al ámbito digital y de redes sociales. Coordina las actividades y al equipo del departamento, así como la estrategia de medios de comunicación, de redes y las relaciones con los medios.

Encargado de la comunicación de las actividades de la Casa en América Latina y España. Colaboración con el programa Conversatorios en Casa de América de RTVE y convenios con distintos medios y agencias de noticias.

Antes de incorporarse a Casa de América, ha sido community manager del Ministerio del Interior y responsable de contenidos digitales en ese departamento ministerial (2018-2019).

De 2010 a 2018 ha sido consejero técnico de comunicación institucional en la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT) responsable de contenidos digitales y de redes sociales. De 2007 a 2010 dirigió la comunicación en la Oficina Europea del Ministerio de Ciencia e Innovación, lo que incluyó la comunicación de los eventos relacionados con la Presidencia Española del Consejo de la UE en el primer semestre de 2010.

En sus inicios profesionales trabajó en el diario El Mundo, en la Agencia Servimedia y en el periódico El País.

Tiene 40 años. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid (2005) y máster en Periodismo y Comunicación de la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente por la Universidad Carlos III de Madrid (2007), donde fue profesor posteriormente.


Desde el inicio del Estado de Alarma el pasado 14 de marzo todas las instituciones y espacios relacionados con la cultura y que recibimos público habitualmente hemos tenido que idear nuevas estrategias para mantenernos conectados con nuestro público.

Para los departamentos de comunicación de las instituciones ha supuesto un gran reto. En concreto, en Casa de América, hemos tenido que redirigir toda nuestra programación al ámbito digital. Ya en los últimos tiempos habíamos visto la necesidad de adaptar la programación a nuevos públicos y de incrementar la presencia digital y en redes sociales de una institución como la nuestra como una necesidad estratégica.

Cuando analizábamos las visitas a nuestro canal de YouTube veíamos que el 81,8% de nuestras visualizaciones procedían de países de América. Y el público en este canal y en otras redes sociales es más joven y con intereses a veces diferentes de los que siguen nuestros actos presencialmente.

En esta situación de confinamiento por la pandemia hemos tenido que pisar el acelerador para asegurar que conseguíamos hacer una programación digital de calidad que no fuera una mera traslación de los actos que íbamos a realizar presencialmente al campo digital. Esto ha sido un reto en el ámbito de la comunicación especialmente, porque suponía adaptar lo que íbamos a hacer.

Hemos realizado cambios en las formas y en el fondo de estos actos. En cuanto a las formas, hemos optado por varios tipos de piezas, en cualquier caso buscando formatos de vídeo breves, dinámicos, con imágenes de recurso y músicas que enriquecieran las piezas. También estamos realizando numerosos actos en directo: debates, charlas, presentaciones de informes etc… sobre temas de actualidad y de interés para la comunidad latinoamericana. Estamos emitiendo estos directos por la tarde para facilitar su seguimiento por el público de Latinoamérica.

Y en cuanto al fondo, se ha abierto una oportunidad para lograr tener ponentes latinoamericanos en prácticamente todos nuestros eventos y traer a Casa de América a escritores, economistas, cineastas, cocineros y otros artistas que de otra forma no habría sido posible. El ámbito digital ha ensanchado nuestra capacidad para imaginar otro tipo de actos en los que el único requisito para estar es tener un dispositivo conectado a Internet.

Pienso que cuando superemos esta pandemia muchas de estas transformaciones digitales se quedarán con nosotros. Seguramente no al ritmo frenético que tenemos actualmente pero sí aquellos formatos que hayan logrado enganchar y fidelizar al público. Para una institución como Casa de América sin duda es una gran oportunidad de ampliar el foco de nuestro público y de conectar mejor España e Iberoamérica.

En nuestras redes sociales, hemos reforzado nuestra presencia y acciones haciendo un seguimiento de los eventos, proponiendo encuestas, directos con algunos de los ponentes y buscando una mayor interacción con nuestra comunidad. Y esto supone el reto de contar con herramientas potentes para medir tanto el impacto en redes como el sentimiento positivo o negativo que genera nuestra actividad digital.

Para asegurar que el público sepa qué estamos haciendo hemos optado por aumentar la periodicidad de nuestra Newsletter, que ha pasado de ser quincenal a semanal. Por otra parte, estamos trabajando para hacer cambios en nuestra web para acoger esta mayor presencia de lo audiovisual. Hemos relanzado iniciativas como ‘Arte en la Red’, dirigida a artistas vinculados a Latinoamérica que quieran mostrar sus creaciones, o ‘No por corto menos cine’, para divulgar cortometrajes. Queremos de esta forma que nuestra web sea una plataforma que sirva de escaparate para estas iniciativas artísticas relacionadas con el mundo iberoamericano.

Y en relación a la relación con los medios de comunicación nos planteamos cómo podemos hacer llegar nuestros actos para que las agencias de noticias y los medios puedan cubrirlos. Es una grata sorpresa ver cómo nuestro impacto en medios no se ha resentido en estas circunstancias. Muchos periodistas están siguiendo nuestros actos en directo o en diferido a través de YouTube y seguimos gestionando entrevistas con los ponentes.

Todos hemos aprendido estos días los tipos de plataformas que nos permiten conectar para retransmitir en directo, cómo buscar un buen plano iluminado y un sonido de calidad, cómo asegurar una buena conectividad.  Y también todos hemos sufrido algunos contratiempos en alguna conexión. Un aprendizaje que hemos tenido que trasladar a nuestros ponentes de forma didáctica y sencilla y que seguro que nos va a servir para en el futuro poder comunicar digitalmente de forma más efectiva y adecuada.

No sabemos cómo va a ser la nueva normalidad en los espacios que estamos acostumbrados a tener público a diario. Pero la forma de comunicar la actividad de los espacios emblemáticos ya se ha adaptado a una gran velocidad y nos ha permitido experimentar e imaginar otros formatos y posibilidades de comunicación hasta hace poco impensables a esta escala. El presente ya es digital y eso seguro no tiene vuelta atrás.