Entrevista a Juan Carlos Gozzer, Socio y Director General de la Región Sur de LLYC

Juan Carlos Gozzer

Socio y Director General de la Región Sur

LLYC

¿Qué es el proyecto Future Leaders?

El proyecto consiste en la utilización de técnicas de procesamiento lingüístico, inteligencia artificial y machine learning para analizar cómo hablan, qué piensan y los valores de la nueva generación de líderes en habla hispana y portuguesa en comparación con los líderes actuales. Con Future Leaders, básicamente quisimos integrar la tecnología en la tarea que tenemos de entender nuestros públicos y las referencias de determinadas comunidades de conversación, usando open data.

¿Qué motivó a LLYC a realizar este estudio?

Se unieron dos factores clave: el primero, es que indudablemente somos testigos del surgimiento de un nuevo liderazgo. No sólo acelerada por la COVID-19, sino  por un contexto de demandas sociales y expectativas diferentes. El segundo factor tiene que ver con la integración cada vez mayor de la tecnología en la comunicación y gestión de la reputación. Es un tiempo de transformación de nuestro sector, donde las percepciones intuitivas dan paso al análisis de Big data con resultados cada vez más asertivos.

 

¿Cómo se aplica el machine learning o el análisis de procesamiento lingüistico a un estudio como estos?

Las técnicas de análisis lingüístico o de análisis de rasgos de personalidad no son nuevos y tanto la psicología como la lingüística y las ciencias sociales trabajan hace ya años sobre esto. Lo interesante está en entrenar una máquina para que nos ayude a analizar, desde el open data, la forma cómo se expresan los líderes actuales y del futuro y cómo eso nos permite identificar rasgos de su liderazgo.

¿Qué tienen en común los 120 jóvenes líderes analizados?

Al hacer una selección en 12 países y en lengua hispana y portuguesa, como fue el caso de este estudio, era de esperarse una dispersión de resultados. Sin embargo, nos llamó mucho la atención no sólo la forma cómo los perfiles se encajaron dentro de los atributos de un “líder trasnformacional” sino los valores comunes a todos. Estamos hablando de personas con gran resiliencia emocional, con gran manejo en el mundo de las ideas y la innovación; además de ser muy pragmáticas y preocupadas con su entorno.

Personas en diferentes países y actuando en diferentes entornos compartiendo valores comunes muestra como debemos ampliar nuestra mirada y no limitarla a fronteras o idiomas.

 

Comparado con los líderes actuales, ¿Qué es lo que más llama la atención del análisis de personalidad de los líderes del futuro?

De las cinco características analizadas (apertura a ideas, responsabilidad, extraversión, altruismo y neutroticismo), llamaría la atención sobre dos en particular: la primera el altruismo. Se percibe una mayor preocupación de estos nuevos líderes con su entorno, con el “otro” y, en definitiva, con generar un impacto positivo en la sociedad trabajando en equipo, apelando al colectivo. Y precisamente llama la atención esto por la forma cómo esto se conecta con la necesidad de una mirada más profunda al propósito de las empresas e instituciones. Nos marca una tendencia sobre la que, definitivamente, la reputación debe girar alrededor del propósito si quiere tener un impacto real.

El segundo elemento es el de la responsabilidad. Muchas veces se tiene la percepción -equivocada- que esta nueva generación de líderes es menos responsable y sin embargo el análisis de Future Leaders nos muestra lo contrario. Son personas con alto grado de compromiso con los objetivos que se definen. Lo que probablemente no ocurra, es que sean personas que necesitan una supervisión o un horario para cumplir con sus tareas. En ese sentido, por ejemplo, creo que la COVID- 19 nos deja enseñanzas claras sobre el teletrabajo y la gestión ligada a objetivos, más que a entornos u horarios específicos.

 

¿Estas diferencias en la personalidad también se notan en el discurso?

Sí. De hecho nos llamó mucho la atención la forma cómo el discurso de los líderes del futuro se enfoca más sobre el “hacer” que sobre el “decir”. En  comunicación hablamos mucho de storytelling y storydoing y el estudio nos muestra que la mejor forma de conectar con esta nueva generación es a través de la acción y no tanto del decir. Y esta acción a la que se refieren los líderes del futuro  mira al trabajo en equipo, a generar un impacto positivo en el entorno; a generar un legado. Coincide, sin duda, con el desafío de posicionamiento que hoy tienen las grandes compañías en el mundo entero.

 

¿Cómo este tipo de estudios impacta en la comunicación de las empresas?

Cuando aplicamos técnicas de procesamiento lingüístico nos damos cuenta que el lenguaje puede ser una barrera importante para conectar las empresas con los entornos sobre los que actúa. Es como hablar idiomas diferentes. Si en nuestra comunicación (llámese Notas de prensa, posts en redes sociales o discursos de nuestro CEO) no integramos las palabras y los términos que nos permiten conectar con nuestros públicos, siempre habrá una barrera, aunque hablemos de lo mismo. Hoy, la tecnología nos permite entender mejor para así comunicar mejor. Basta imaginar este uso de la tecnología para que las empresas puedan conversar mejor con sus colaboradores, sociedad, inversionistas, etc. Sin duda, los resultados serán mucho mejores.